De cara a la Navidad, ya se escuchaba a muchos decir que querían comenzar a adornar sus hogares, poner el árbol y organizar actividades. La gente espera con ilusión reunirse con familiares y amigos, comprar regalos y vestirse de fiesta. 

Definitivamente, la Navidad es una época alegre y bonita, más en Puerto Rico donde se celebra tanto. Sin embargo, no todo el mundo está de fiesta. Actualmente muchas personas se encuentran sufriendo y viviendo en una batalla diaria al enfrentar problemas de salud física y mental. También, enfrentan crisis familiares, pérdidas y problemas económicos. O sea, no todos están de fiesta y cuando se acerca esta época lo menos que quieren estas personas es celebrar.

¿Por qué en la época navideña se pueden agudizar los síntomas de depresión o la tristeza en algunas personas?

En algunos casos, los síntomas de depresión o la tristeza se pueden agudizar en la época navideña porque, entre otras cosas, invita a la nostalgia y el recuerdo. Si la persona está sufriendo una pérdida, en Navidad se recuerda al ser querido por las fiestas que pasaron juntos y porque este año ese ser querido no estará. Si existe un problema económico o pérdida de empleo, la época invita a gastar, a comprar y hacer regalos. Entonces, se siente la presión económica y la frustración de querer invertir en unos gastos y no poder hacerlo. En otros casos, la época revive lo que fue “la Navidad en la niñez”, y si fue negativa, se reviven recuerdos negativos del pasado.

¿Qué hacer en estos casos?

  1. Buscar ayuda psicológica profesional es una alternativa positiva. Trabajar a tiempo los síntomas y sentimientos que se estén enfrentando y evaluar alternativas para manejar los mismos. Es importante evitar una crisis mayor a tiempo.
  2. Ser selectivo con las actividades. Ir a donde te sientas bien. No es necesario acudir a todas las fiestas, menos si no tienes la motivación.
  3. No tienes que invertir en regalos. Regalar puede ser una llamada, un abrazo, una palabra y hasta un detalle como una carta o un postre hecho por ti.
  4. Realiza rituales asociados a la pérdida que te hagan sentir bien y conectado a tu ser querido. Ejemplo: una foto, un altar, una canción que todos le canten y dediquen a ese ser que ya no está.
  5. Realiza llamadas por FaceTime con seres queridos que estén a distancia en momentos de fiesta, que participen de la actividad o momento a través de un monitor o llamada telefónica. Tenemos muchas ventajas con los métodos modernos de comunicación, ¡vamos a utilizarlas!
  6. Cuando puedas y te sientas bien, sí, anímate a participar de actividades. Salir y compartir te puede hacer bien. A veces pensamos que no queremos ir, pero lo hacemos y hasta logramos despejar la mente.
  7. Cambia el canal, piensa que estás en otra etapa de tu vida y estas navidades pueden ser diferentes a las pasadas o a las de tu niñez. Realiza nuevos rituales positivos e intenta disfrutar de ellos. Puedes comenzar a ver la época de otra forma y dejar el pasado atrás.

Recuerda, es Navidad pero si estás en un proceso que emocionalmente te impide disfrutar de todo y todos, tienes derecho a pensar en ti y lo que tú necesitas en estos momentos. Solo tú sabes qué es, qué sientes y qué necesitas. ¡Quiérete y cuídate! ️

*La autora es psicóloga clínica y forense con práctica en Guaynabo, Puerto Rico.