Para el reconocido reportero y hombre ancla de la televisión puertorriqueña, Normando Valentín, el rol de abuelo le ha permitido explorar los vínculos familiares desde otra perspectiva.

Según Valentín, en comparación con las dinámicas permisivas que vivió cuando a temprana edad se convirtió en padre, siendo abuelo ha tenido más flexibilidad para consentir a sus seres queridos. 

“Yo le tengo galletas, yo le tengo chocolates”, dice sobre cómo ofrece amor y atención en su faceta de abuelo.

“A veces tengo un poco de culpa, porque creo con el mayor (su hijo) fui muy fuerte. Incluso, él mismo me lo reclama. Me dice: ‘Tú conmigo eras chavón y con esta nena te dejas hacer lo que le da la gana’”, continuó Valentín en entrevista con Es Mental. 

El reportero aprovechó para aconsejar a los abuelos y abuelas a darse la oportunidad de usar las nuevas herramientas para continuar fomentando los vínculos con sus seres queridos. 

“Lo más importante es estar presente y dejarse sentir y dar calidad de tiempo”, puntualizó.

Por su parte, el doctor Javier Méndez, psicólogo consejero, se sumó a la conversación asegurando que siendo los abuelos unas figuras importantes en la vida de un niño o niña, es esencial también reconocer que ellos merecen un equilibro a la hora de integrarse en la crianza.

“La clave debe ser el balance. Debes en cuando el abuelito o abuelita puede cuidar un ratito a ese niño, pero también tiene el derecho de unos espacios y un tiempo”, expuso el psicólogo.

Recomendó a los abuelos a expresar de forma asertiva cómo se siente o si necesitan una pausa en relación al cuidado de los nietos.

Escucha la entrevista completa con Normando aquí: