E

l agotamiento laboral o “burnout” no ha sido reconocido como una enfermedad, pero sí como un fenómeno ocupacional, aclaró la Organización Mundial de la Salud (OMS) luego de que varios medios internacionales indicaran que había sido reconocido como una condición médica.

La confusión pudo haber surgido porque el «burnout» fue incluido por la OMS en la Clasificación Internacional de Enfermedades, ICD-11, que guía a los proveedores de salud en el diagnóstico de enfermedades. La OMS aclaró que no fue clasificado como una condición médica, sino como un factor que influencia el estatus mental o el contacto con los servicios de salud.

El agotamiento laboral en el ICD-11 solo se relaciona a los problemas vinculados al empleo o desempleo y no ha otras situaciones de la vida.

Síntomas

El agotamiento laboral, para la OMS, es un síndrome de estrés crónico que no ha podido ser manejado, el se caracteriza por tres dimensiones: sensaciones de merma de energía o extenuación, mayor distancia mental hacia el trabajo o sensaciones negativas o de cinismo relacionadas con el empleo y eficacia profesional reducida.

Para prevenir el estrés laboral, lo que podría resultar en agotamiento, la OMS recomienda al trabajador y al patrono herramientas como la ergonomía (estudio de las condiciones de adaptación de un lugar de trabajo a las características físicas y psicológicas del trabajador) y una definición clara del puesto de trabajo. Además, recomienda que el patrono ofrezca a sus empleados educación y capacitación.