Por casi cuatro años consecutivos, desde el paso del huracán María en el 2017, los puertorriqueños se han enfrentado diversos eventos, como el recrudecimiento de la recesión económica, la crisis política del verano 2019, los temblores del sur en el 2020 y la pandemia por COVID 19, estresores que hoy tienen un impacto considerable en la salud emocional de los ciudadanos, según el administrador de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), el doctor Carlos Rodríguez Mateo

Estas situaciones han provocado a su vez el aumento personas con episodios de ansiedad, depresión y acciones suicidas y el uso de la línea PAS, una herramienta de ASSMCA, que opera 24 horas al día con la finalidad de ofrecer apoyo emocional y coordinar evaluaciones psicológicas y psiquiátricas a personas con problemas de salud mental, aseguró Rodríguez Mateo.

“Hemos visto un crecimiento exponencial en la utilización de la Línea PAS. El año anterior a la pandemia, en el 2019, la línea recibió 170,446 llamadas, sin embargo, el próximo año aumentan 922,797; un aumento sumamente exponencial’’, subrayó. 

El psicólogo Héctor Rojas, miembro del comité de Política Pública de la Asociación de Psicología de Puerto Rico, explicó que las situaciones que han experimentado los boricuas desde el 2017, así como sus secuelas, han ido agravando la salud emocional de los ciudadanos, especialmente de las mujeres, quienes tras la llegada del COVID-19 asumieron más responsabilidades.

“Una de las poblaciones que más se ha afectado son las mujeres porque bajo nuestro contexto sociocultural machista tienen que cargar con las responsabilidades del hogar. Incluso muchas dejaron de trabajar para asumir la carga del hogar. Lamentablemente mi práctica en estos momentos gira en torno a que, en un día, puedo ver 12 pacientes y 10 pueden ser mujeres, con los mismos problemas’’, señaló. 

Rojas coincidió con Rodríguez Mateo y reiteró que la ansiedad ha sido el diagnóstico más común en los últimos años

Aumenta la utilización de servicios

En Puerto Rico además, de acuerdo con el administrador de ASSMCA, ha incrementado la utilización de servicios de salud mental y psiquiátricos. 

“Ha habido una utilización marcada luego del periodo de la pandemia. La pandemia cambió los estilos de vida de los puertorriqueños. Tenemos que reconocer que estábamos ante una enfermedad desconocida para la ciencia médica y eso añade un ingrediente de angustia y temor a la población. Muchos puertorriqueños vieron hermanas, padres y familiares morir y obviamente todo eso tuvo un impacto”, dijo. 

No obstante, sostuvo que a raíz de esto se ha visto mayor consciencia sobre la salud mental y de alguna forma se comenzó a derrocar el estigma, lo que contribuye a que se identifiquen a tiempo conductas de riesgo y se brinde una atención temprana en servicios de ayuda profesional. 

“Tenemos que reconocer que el hecho de que más puertorriqueños tienen acceso a servicios de salud, es otro factor que ayuda a que realmente se atienda a tiempo la salud mental”, añadió. 

Por otra parte, el doctor Rojas dijo que desde hace algunos años en la Isla se venía trabajando con esfuerzos educativos para romper el estigma de la salud mental y sobre todo percibirla como una parte integral de la salud holística. 

“Ya no solo estamos hablando de que me tengo que sentir bien de salud física, en donde mi colesterol, diabetes o mi tiroides tiene que estar controlada, sino que mis emociones también impactan mi salud física y cómo estas pueden predeterminar el que yo logre remitir síntomas o agravar síntomas”, dijo.

Sin embargo,  no descartó que aún queda bastante por hacer en cuanto al tema e invitó a prestar atención a las herramientas educativas y de socialización que tienen las personas a su disposición, como lo son los prejuicios e ideas nocivas que se presentan en la televisión y que, desafortunadamente, algunas personas no cuestionan.

“Hay que comenzar a ser un poco más críticos con lo que se presenta en la televisión. Como en muchas ocasiones vemos programas de televisión que se mofan o se burlan de personas que tienen algún diagnóstico de salud mental. A cada rato hay un programa de televisión que presenta un ciclo de violencia doméstica de una mujer a un hombre y desde un contexto de trauma y salubrista es peligrosísimo’’, señaló. 

Concluyó, por su parte, que también se necesita mayor exposición en los medios de comunicación acerca de la importancia de recibir servicios de salud mental y que los profesionales de la salud en general se conviertan en promotores de cambio.

El Administrador de ASSMCA describió que la agencia trabaja con las iniciativas educativas del Proyecto Conéctate, en el cual profesionales de la conducta humana llegan a las comunidades y brindan herramientas a la ciudadanía para manejar situaciones y factores de riesgo, así como una alianza con el Departamento de Educación, El Departamento de Corrección y la Administración para el Cuidado y Desarrollo Integral de la Niñez (ACUDEN), con la finalidad de brindar recursos en pro de la salud mental.