La hepatitis aguda en niños se ha convertido en tema de interés para la Organización Mundial de la Salud (OMS) tras un inusual brote reportado durante el pasado y actual mes en Reino Unidos, Estados Unidos y América Latina. Puerto Rico tampoco ha sido la excepción y recientemente el Departamento de Salud informó sobre la investigación de un primer caso de hepatitis aguda en una menor, la que falleció por luego de que su cuerpo rechazó un trasplante de hígado.

Según la pediatra Glory Serrano,la hepatitis es una inflamación del hígado que puede ocurrir por causa de diversos factores, como procesos virales, el uso de medicamentos e incluso de forma autoinmune. Cuando el proceso ocurre de manera abrupta o rápida, se le considera hepatitis aguda.

Los primeros casos comenzaron en octubre del 2021 en Alabama, explicó la doctora, y se vieron en niños, sin condiciones previas, con síntomas gastrointestinales leves, que posteriormente se fueron complicando hasta inflamar el hígado y fueron diagnosticados con hepatitis aguda. 

“Ninguno de ellos tenía Hepatitis A ni Hepatitis B, que es contra las que vacunamos a los niños, así que comenzó como una hepatitis de origen desconocido. Luego de ese primer caso se empezó que alguno de estos niños hubo que hacerle un trasplante. Se siguió investigando y en febrero pudieron ver en común un adenovirus, que es el 41”, sostuvo. 

Pero, entonces, ¿qué es el adenovirus? Son un grupo de virus muy comunes en niños. Sin embargo, el adenovirus 41 ha levantado sospechas en relación con la hepatitis aguda en los menores, señaló la doctora Stephanie Padilla López, residente pediátrica. 

“Ahora hemos encontrado niños con hepatitis que tuvieron ese virus. Fue como que muchos niños empezaron a tener hepatitis y al buscar la causa común, aparentemente, era el adenovirus. Esto pasó hace dos meses, así que todavía estamos buscando la causa y qué puede ser, pero estamos más vigilantes con el adenovirus”, mencionó López. 

La doctora Padilla López hizo énfasis en que la situación sigue siendo inusual, pero los profesionales de la salud están mucho más en alerta. Describió, asimismo, que los síntomas pueden presentarse como náuseas, vómitos y diarreas, y en casos más significativos se muestra a través de pigmentación amarillenta en la parte blanca del ojo y la piel. 

Por su parte, la pediatra Serrano aseguró que los estudios han demostrado que en la actualidad la hepatitis aguda no está relacionada a las vacunas contra el COVID-19, pues la realidad es que los casos han sido en menores de seis años, quienes aún no cuentan con una alternativa de vacunación para combatir el coronavirus. 

“Mucha gente puede decir: ‘Bueno, eso pudo haber sido la vacuna’, pero realmente los casos que más se vieron eran de niños con menos de seis años, por lo tanto, no eran niños vacunados contra COVID-19”, afirmó. 

La doctora hizo un llamado a que los padres a que conozcan de la situación, sin entrar en pánico, y que de ver señales como fiebre, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, excreta de tonalidad clara y amarillez en la piel y ojos, así como quejas de dolores articulares, y se comuniquen con el médico del menor. 

“El adenovirus es un proceso viral que siempre ha estado en el ambiente y a los niños se les pega bien fácil. Lo más importante es que los padres no se desesperen y estén alertas y estén pendientes a la evolución de los síntomas”, sostuvo. 

Mencionó que los padres no deben abstenerse de visitar a los pediatras por la situación del COVID, ya que una vez hay un diagnóstico, se debe comenzar un tratamiento.

Destacó que “todavía los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades están en investigaciones en los estados que han visto los casos”. 

No podemos desesperarnos, la realidad es que muchas veces es difícil diagnosticar con estos síntomas parecidos a COVID e influenza. Si tienes un niño que está enfermo, recuerde estar pendiente de los síntomas que empeoran, si lo ve fatigado, con náuseas, vómito, orina oscura y evacuaciones claras, que empiezan a ser como grises o marrón claras, no comunes, inmediatamente llevarlo al hospital”, puntualizó. 

El Departamento de Salud local recomienda, asimismo, medidas de prevención básicas como la higiene y el lavado de manos y cubrirse al estornudar o toser, de esta forma se podría evitar la transmisión del adenovirus.

*Esta nota fue editada para eliminar alusión a errónea a que estudios prueban que no existe vínculo entre la hepatitis aguda y el COVID-19.