La hepatitis C es una enfermedad crónica que es trasmitida por un virus, y en la mayoría de los casos no presenta síntomas, según el Dr. Iván Antúnez, gastroenterólogo del Centro de Trasplante del Hospital Auxilio Mutuo.

Antúnez explicó que la hepatitis C puede albergarse en la sangre y en las células del hígado, causando una inflamación crónica.

Indicó que las personas que están en un mayor riesgo de padecer de esta enfermedad son las que han estado expuestas a sangre contaminada, han usado o usan drogas intravenosas o pacientes que hayan recibido transfusiones de sangre antes del 1992, cuando aún no se conocía el virus y no se le hacía a la prueba a la sangre que se donaba.

Subrayó que los baby boomers están en mayor riesgo, ya que se conoce que 4 de cada 5 pacientes con esta enfermedad son de ese grupo generacional.

Por eso, las personas de este grupo deben hacerse la prueba, aunque no tenga ningún síntoma, recomendó.

La prueba de sangre se llama «anticuerpos para la hepatitis C» y cualquier médico o gastroenterólogo puede dar la orden médica al paciente, explicó.

Hoy día existe tratamiento para la hepatitis C y el virus tiene cura, aseguró Antúnez en entrevista con Es Mental.