Foto por Jomar Rivera (@_vagary_photography) 

Junio se caracteriza por la reivindicación global de la igualdad de derechos para la comunidad LGBTTIQ+ y Puerto Rico no es la excepción, pues desde mediados de los setenta (y posteriormente los noventa) ha sido ejemplo para otros lugares del Caribe, creando la primera entidad que buscaba erradicar la discriminación social y política, y, asimismo, la primera parada por el Orgullo: Pride Puerto Rico. 

Fue en 1974 cuando activistas de la comunidad, en respuesta a la persecución policial que enfrentaban en ese momento, crearon la organización “Comunidad de Orgullo Gay”, que este año cumple 50 años desde su invención, en el intento de enfrentar la discriminación social, política y legal contra la comunidad, explicó José Joaquín Mulinelli, director ejecutivo de Coaí e integrante del Colectivo Orgullo Arcoiris, COA, organizadores de Pride en Puerto Rico.

En aquel entonces, además, la Comunidad de Orgullo Gay asumió la responsabilidad de contextualizar, entre la sociedad puertorriqueña, los diferentes tipos de discrimen que experimentaban los integrantes de la comunidad.

De ahí la lucha nunca se detuvo y para el 1990, la periodista y veterana activista de la lucha LGBTTIQ+ , Christina Hayworth, desarrolló (en colaboración con la organización Herencia de Orgullo Gay) la primera parada de Orgullo en San Juan, la cual tuvo como ruta el Parque Luis Muñoz Rivera, en dirección a Condado, según Mulinelli.

Y no todo fue tan fácil, pues la primera parada, en la que participaron unas 80 a 100 personas, estuvo rodeada de hostilidad, protestas y resistencia por parte de los sectores conservadores y la fuerza policiaca de Puerto Rico.

Tanto así que, desde sus balcones, algunos residentes de la zona del Condado lanzaron huevos a los integrantes de la comunidad.

Además, los policías asignados a proteger a las personas de la parada, llegaron a ocultar sus placas, para evitar ser identificados y asociados con la comunidad, detalló Mulinelli.

“En aquel entonces no había la aceptación y el respeto que hay ahora. La Policía, al principio, fue hostil”, describió el activista de derechos humanos gay y VIH+, Pedro Julio Serrano. 

“Desde entonces se ha estado celebrando. Por muchos años fue la única parada en Puerto Rico, hasta el 2003, que se fundó Orgullo Boquerón”, continuó Serrano.

Los años siguientes, la percepción social fue cambiando, pero también la de los sectores gubernamentales. Con ello, también, aumentó la asistencia del público y se sumaron asociaciones, uniones obreras, los grupos feministas y entidades del sector privado en apoyo a la comunidad. 

Los avances, en cuanto a los derechos, se han visto desde entonces, y sobre esto, Mulinelli, explicó, por ejemplo, en el 2013 con la legislación contra el discrimen por orientación sexual e identidad de género de Puerto Rico y en el 2015 con la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio igualitario. Asimismo, diversos casos que se han llevado a tribunales en la búsqueda de derribar el discriminen y los prejuicios.

Sin embargo, aunque estamos en pleno 2024 aún queda mucha lucha, especialmente sobre la legislación que se sigue creando en contra de la comunidad trans, así como el estigma que asocia la orientación sexual a una situación de salud mental. 

Son de preocupación, también, los asesinatos contra la comunidad y los transfeminicidios que han ocurrido en los últimos años.

“Preocupa el que no se le da seguimiento a estas muertes. Preocupa que, si la víctima está vinculada a un agresor, se clasifique el delito como uno de pareja y no como uno de odio. Todavía hay que hacer mucho con las legislaciones de crímenes de odio”, aseguró Mulinelli.

Al momento, son más de 15 los eventos que se organizaron para la celebración del pride este mes. Y algunos activistas, como Serrano, se han propuesto este año educar a los asistentes sobre su rol en los procesos electorales en la Isla.

“Decidimos unirnos en una campaña educativa para registrar votantes, porque entendemos que tenemos que insertarnos en el proceso electoral para elegir a aquellos candidatos y candidatas que estén a favor de la equidad y derrotar a aquellos que estén en contra de la equidad”, sostuvo el activista.

“Uno no tiene que ser de la comunidad para defender los derechos humanos. Hay que recordar que, si algunos son capaces de quitarle derechos a una población vulnerabilizada, en cualquier momento están dispuestos a quitarle derecho a otras comunidades, así que hay que alzar la voz, porque de lo contrario, nos espera que nos despojen de ellos’”, concluyó Serrano. 

Finalmente, Mulinelli, recordó que la parada de este próximo domingo 23, es un día para marchar, protestar, celebrar y concienciar sobre los derechos de la comunidad. 

“Es un día para que la gente vaya y vea otras perspectivas de nuestras comunidades. Para que la gente lleve su familia, parejas, hijos, y contrarrestar la homofobia, bifobia transfobia. La visibilidad es un elemento importante en términos de educar”, finalizó.  

Otros eventos de Orgullo 2024:

• Puerto Rico Queer Film Fest – 23 al 29 de mayo, Fine Arts Miramar

• Orgullo es Jayaera Combativa – 1 de junio, El Hangar en Santurce

• Caguas Pride – 1 de junio, Catalinas Mall hasta Paseo Gautier

• Orgullo Boquerón – 6 al 9 de junio, Cabo Rojo

• True Colors Fest – 13 de junio al 14 de julio, Centro de Bellas Artes de Santurce

• Glitter at Any Age – 15 de junio, San Juan

• Vieques – 15 de junio, Esperanza

• Orgullo Manatí – 15 de junio, Manatí

• Pride Puerto Rico – 23 de junio, San Juan

• All Out – 28 al 30 de junio – Distrito T-Mobile

• Orgullo Brujo – 28 al 30 de junio, Guayama

• Pride Rincón – 29 de junio, Rincón

• Cataño Pride – 30 de junio, Cataño

• Urbe Apie Pride – 7 de julio, Caguas

• Trans Goofy Games – 14 de julio, Parque Central de San Juan