Cambios de comportamiento, “estrés digital”, ansiedad, adicción, ataques de pánico, aislamiento, y bajo aprovechamiento académico figuran entre los efectos emocionales negativos que pueden detonar el uso inadecuado de las redes sociales que se han vuelto parte de la vida de buena parte de las personas en el planeta. 

Aunque las redes sociales son un tema bastante subjetivo, los expertos en la conducta humana coinciden en que el “mal uso” de las mismas puede generar una serie de problemas psicológicos. Pero, ¿cómo se define un mal uso de las redes sociales? 

“Para mí un mal uso implica varias cosas, como por ejemplo, cuando estás todo el tiempo conectándote en las redes sociales, se torna en una adicción, también cuando se confía en las redes sociales como un recurso al 100% sin cuestionarlo y usarlas para atacar y minimizar a otras personas es un ejemplo”, explicó la psicóloga social y master trainer en hipnoterapia, Lymari Díaz Meléndez. 

Los efectos psicológicos que surgen debido al mal uso de las redes sociales han llevado a expertos a crear un término para ello, “estrés digital”. El mismo ocurre cuando hay interacciones negativas en las redes sociales, especialmente en adolescentes. Algunos síntomas en este estrés digital: ataques de ansiedad o pánico, aislamiento o retiro de actividades sociales, secretos, ira, depresión, bajas calificaciones y o rebelión.

“En las redes uno crea una realidad alterna, con fotos editadas y bien arregladas, lo que termina cambiando la percepción que uno tiene de sí mismo”, abundó la hipnoterapeuta.  

De igual manera, hay estudios que revelan que al estar tan inmerso en las redes sociales, se limitan las interacciones fuera del mundo digital. “¿Las relaciones en las redes sociales son genuinas? ¿Las redes están deshumanizando a las personas o sensibilizándonos?”, se cuestionó Díaz Meléndez. 

Al contrario del pensamiento popular, la hipnoterapeuta opina que las redes sociales de por sí no son el único factor que ocasiona trastornos psicológicos, sino más bien la socialización actual. 

“Desde la industrialización dejamos de ser humanos para ser civiles, y eso de por sí conlleva sus trastornos psicológicos”, dijo la psicóloga. “Ahora bien, sí se pueden crear nuevos trastornos debido a las nuevas interacciones que nacen en las redes”, aclaró. 

Desde sus pacientes a personas cercanas, la doctora Díaz ha visto cómo las personas cambian su orden de prioridades, no duermen, no se ejercitan, por estar en el celular

“Si de momento se va la luz y no pueden acceder las redes, el no acceder las redes es peor que el hecho de que se les haya ido la luz”, expresó la hipnoterapeuta. 

Al estar en una pandemia, puede ser difícil salir de la burbuja que implican las redes sociales, pero hay espacios abiertos como playas ,ríos y bosques que pueden ser una mejor opción para desconectar en lugar de estar en un celular. 

Incluso, muchas personas han comenzado a abrazar árboles para reducir el estrés y sentir algún tipo de contacto dentro del distanciamiento social. 

Según el libro Blinded by Science de Matthew Silverstone, existe evidencia de que los árboles brindan beneficios para la salud para enfermedades mentales como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y la depresión. Los niños funcionan mejor cognitiva y emocionalmente cuando interactúan con las plantas. Aunque muchos creen que son los espacios verdes abiertos los que contribuyen al efecto, Silverstone demuestra que las propiedades vibratorias de los árboles y las plantas ofrecen beneficios para la salud. 

Consejos para tener una mejor relación con las redes sociales

La psicóloga Sara Velasco enumeró varios consejos para un mejor uso en las redes sociales: 

  1. Limita el tiempo que pases en las redes sociales. No descuides otras tareas que son más importantes. Ponte un límite, en el cual no abrirás las redes sociales. Si no puedes controlarlo, plantéate el hecho de que tienes una adicción.
  2. No falsifiques datos. No crees un perfil falso. Tú eres como eres, y de nada sirve mostrar algo irreal. Si no tienes la edad permitida para crearte un perfil, no mientas. Ya tendrás tiempo.
  3. Limita el acceso a tu información. Las redes sociales, disponen en su apartado privacidad, de limitar el acceso a todo el mundo. Regula bien esta parte, porque si no tu perfil será visto de manera pública. ¿A que no abrirías las puertas de tu casa a un extraño?
  4. Enfócate en potenciar las relaciones cara a cara. No te olvides de que las verdaderas relaciones sociales se hacen así. El verdadero disfrute de los demás está en poder hablar con ellos en persona, compartir un café en lugar de un mensaje de texto.