Desconexión de la realidad y dificultad para diferenciar entre lo que es real y lo que no es. Estas son las características de la psicosis, y existen diversos factores que pueden provocar que una persona la experimente. 

La psicosis hace referencia a un conjunto de síntomas que afectan la mente de un individuo y durante un episodio los pensamientos y percepciones se ven trastocados significativamente, de acuerdo con El Instituto Nacional de la Salud Mental. 

Existen varios factores que pueden contribuir a un episodio psicótico. Entre estos se encuentran los factores genéticos (familiares), síntomas de una enfermedad mental, ciertas condiciones de salud y la falta de sueño, señaló por su parte la psicóloga, Idaliz Rosado Pérez. 

También como efecto del uso de ciertos medicamentos, consumo de sustancias ilícitas e incluso exponerse a factores estresantes o de tipo traumático durante un periodo importante, explicó Rosado Pérez a Es Mental. 

Pese a que puede ocurrirle a cualquier persona y se estima que cada año se reportan 100 mil casos nuevos en los Estados Unidos, la desinformación sobre el tema ha creado estereotipos vinculados a las personas que lo viven. 

Según la doctora Laura Bisbal Vicéns, psicóloga clínica, los medios de comunicación y el cine han llegado a presentar características estereotipadas sobre aquellos que lo experimentan,  como lo es el asociarla con agresividad o que algunos no pueden llevar una vida plena. 

“Esto lleva a tener carencia de información, que las personas no lleguen a recibir tratamientos adecuados y al miedo colectivo, el cual resulta en exclusión y olvido”, expuso. 

En concordancia, Rosado Pérez apuntó a que el estigma hacia la psicosis provoca, además, que sea mal interpretada o entendida por la sociedad y, con ello, que muchos no busquen ayuda temprana o sepan identificar los síntomas. 

Las investigaciones nos indican que la identificación y el tratamiento temprano de un primer episodio psicótico puede cambiar el futuro de esa persona”, sostuvo la psicóloga. 

Para muchas personas y sus familiares experimentar un primer episodio puede ser motivo de angustia y confusión, particularmente por tratarse de un evento que no se entiende cómo ha ocurrido.  

“La psicosis también puede ocurrir como parte de un conjunto de síntomas de algún trastorno mental como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o la depresión, según establece el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales”, agregó Rosado Pérez.

De manera similar, sostuvo que antes de que pudiera ocurrir ese primer episodio psicótico podrían verse conductas atípicas en el individuo. 

A modo de ejemplo, un joven que comienza a aislarse socialmente o ausentarse consecutivamente a su trabajo o estudios o aquel adulto que de la nada dé paso al aislamiento, descuidar su aseo personal u otros.

“En un episodio psicótico, una persona pudiera mostrar comportamientos de rechazo o desconfianza hacia otros, ideas inusuales, dificultades para concentrarse y comunicarse, delirios y alucinaciones”, puntualizó la psicóloga. 

Entonces, ¿cómo se puede manifestar la psicosis? La doctora Bisbal Vicéns detalló que la psicosis puede presentarse, precisamente, mediante el delirio, alucinaciones, lenguaje desorganizado en área motora y lo que se conoce como los síntomas negativos (relacionado también con el diagnóstico de esquizofrenia) asociados a la pérdida de interés, de motivación e inclusive aislamiento social, como lo mencionó anteriormente.

En cuanto al manejo de los síntomas, la psicóloga clínica hizo referencia a la ayuda e integración de profesionales de diferentes disciplinas de la psiquiatría, neurología, psicología, medicina y el trabajo social. Así como también el apoyo familiar y de seres queridos.

En el caso de la terapia psicológica, explicó que hay alternativas para trabajar con esto, como lo es la terapia cognitiva conductual, terapia de grupo y la sistémicas, las cuales se enfocan en facilitar estrategias para conocer y manejar la psicosis y mejorar la calidad de vida del paciente. 

Por su parte, la psicóloga Rosado Pérez detalló que en países como Estados Unidos se han creado iniciativas como RAISE o el Recovery After an Initial Schizophrenia Episode para proveer tratamiento temprano a una persona que experimente un episodio psicótico, y de tal manera promover una pronta recuperación y regreso a su vida cotidiana. 

“En Puerto Rico existe PORTI, dirigido a personas que enfrentan los efectos de un primer episodio psicótico”, mencionó. 

La psicóloga reiteró que es importante reforzar la psicoeducación sobre el tema y derribar el estigma desde todos los espacios, en especial desde el área educativa, profesional y de salud.

“Los maestros, pediatras, médicos primarios y de cabecera se convierten en esa primera línea de contacto y apoyo para la identificación de los síntomas”, recordó. 

El Instituto Nacional de Salud Mental exhorta a prestar atención a los comportamientos y buscar ayudar, puesto que muchas personas con síntomas psicóticos podrían intentar hacerse daño a ellas mismas.