El doctor Dimas Javier Tirado-Morales representó a Puerto Rico en una reciente publicación de la reconocida Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés), en la que se abordó el tema de las desigualdades sistémicas que enfrentan los territorios vinculados a Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico, en relación con los fondos de Medicaid y sus efectos en la ciudadanía. 

De acuerdo con el doctor, tras los desastres naturales que afectaron a la Isla en los últimos años y la pandemia, existe una necesidad importante de hablar sobre lo que ocurre con la salud física y mental de los ciudadanos, por lo que abogar por el sistema de salud y los fondos que se otorgan para el acceso a los servicios, es un tema pertinente.

Tirado-Morales
Dimas Javier Tirado-Morales, uno de los psiquiatras que participó de la publicación de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

La gran mayoría de los puertorriqueños viven bajo los niveles de pobreza y dependen de Medicaid o reforma de salud para poder cubrir sus costos de salud, esto sin contar la cantidad de personas que no cualifican y hacen lo que pueden con su plan médico”, expresó Tirado-Morales, quien participó de la publicación Increased Medicaid Funding for Territories Urgently Needed, Experts Say, junto al doctor Alan Rodríguez Penney.

En el artículo se destaca que más de la mitad de los boricuas dependen de los servicios de Medicaid y pese a esto el dinero que se otorga suele ser limitado y sujeto al estatus político-territorial. 

“Los territorios no solo tienen asignaciones federales limitadas, sino que también su tasa de contrapartida está fijada por ley. Si el territorio alcanza su asignación máxima, ya no recibe fondos federales para Medicaid durante ese año fiscal”, sostiene Rodríguez Penney. 

Tirado-Morales, por su parte, señala, que esta situación repercute también en la calidad de los servicios al paciente y que, ante la pandemia, existe un factor del que pocos hablan: la pobreza y la falta de acceso a recursos como Internet o la transportación.  

En el escrito asegura que la mayoría de sus citas han tenido que ser a través de llamadas telefónicas, porque muchas personas no tienen acceso a videollamadas, Internet o incluso no pueden llegar presencialmente a la clínica

“Todo el sistema se ve afectado. Sabemos, por estudios, cómo vivir y trabajar en un ambiente estresante puede tener efectos perjudiciales a la salud mental”, mencionó. 

El psiquiatra, quien forma parte de Crear con Salud, una organización sin fines lucrativos fundada por un grupo de psiquiatras boricuas que viven en Estados Unidos, no descartó futuras colaboraciones con la Asociación Estadounidense de Psiquiatría y también con la Asociación de Psiquiatría Comunitaria. 

“Con Crear con Salud se logró que la junta de directores de la Asociación de Psiquiatría Comunitaria fuera a Vieques y desde entonces han creado muchas colaboraciones”, dijo. 

Tirado-Morales ha escrito también sobre su experiencia como psiquiatra boricua regresando a la Isla en medio de la pandemia por COVID-19.

“Nosotros vamos a seguir colaborando en lo que sea necesario. Esperamos seguir trabajando y hablando sobre los problemas que enfrentamos en Puerto Rico”, concluyó. 

En Increased Medicaid Funding for Territories Urgently Needed, Experts Say, la Asociación señala que el gobierno estadounidense es responsable de la desigualdad monetaria asignada para los servicios de salud de los territorios, lo que tiene como resultado el deterioro del bienestar de los ciudadanos. 

“Entiendo que el problema es que Puerto Rico no es un estado, somos una colonia. Sin embargo, podemos participar como miembros del Ejército Estados Unidos y eso lo pagamos con sudor y sangre durante mucho tiempo. Tenemos el derecho de exigir igualdad en los servicios de salud”, finaliza el psiquiatra en la publicación.