¿Has escuchado esa frase que dice que nos convertimos en quienes nos rodean? Las personas, así como los eventos que vivimos, tienen consecuencias en nuestras vidas, y según dos psicólogas consultadas por Es Mental, pueden provocar cambios en nuestra personalidad. 

Varios estudios, al igual que las las doctoras Cindy González y Francheska Mieles coincidieron en que algunos sucesos importantes como el divorcio, el nacimiento de hijos, ser despedidos de un empleo, entre otros, pueden marcar un antes y un después en la vida de una persona

Un estudio titulado Personalidad en la mediana edad encontró que los eventos diarios de la vida tenían poca o ninguna consecuencia en la personalidad de los analizados, pero otros eventos de mayor impacto sí. Entre esos otros eventos está el divorcio. 

El análisis evaluó 2,274 hombres y mujeres de 40 años que se divorciaron y que fueron consultados nuevamente entre 6 a 9 años después de su separación. Según los datos compartidos por el psicólogo Paul Costa y sus investigadores, tras las separaciones, las mujeres mostraron ser más extrovertidas que antes, mientras que algunos hombres fueron más inestables. 

¿Cómo se explican estos cambios? Comencemos por abordar qué es la personalidad.

La doctora González indicó a Es Mental que la personalidad de un individuo está formada por el temperamento y el carácter. 

El temperamento es esa parte biológica, esa parte genética con la que nosotros nacemos. El temperamento no se compone por factores ambientales, el carácter sí. El carácter sí está compuesto por las situaciones de vida, por la educación. Es ese ambiente que influye en ti y que vas a ir desarrollando y formando desde la infancia”, expresó la psicóloga clínica. 

Según su explicación, atravesar un suceso impactante o difícil en la vida, como el divorcio, puede modificar tu carácter, pero no tu temperamento, que es biológico. 

Los cambios en la forma en que te relacionas con los demás o en cómo llevas la vida son posibles por variaciones en el carácter, que responde a lo que sucede a tu alrededor. 

Para la doctora Mieles, esa respuesta depende de la flexibilidad adquirida por cada persona durante su crecimiento. 

La flexibilidad, que es nuestra capacidad para adaptarnos a situaciones, puede hacer que atravesemos procesos como el divorcio o el duelo con o sin cambios en la personalidad.  

El caso de los hombres que analizó el estudio que citamos, y que se mostraron más inestables después del divorcio, puede asociarse con la falta de herramientas de flexibilidad en sus vidas. No se adaptaron adecuadamente a los cambios. 

Sin embargo, una persona con capacidad alta de adaptación, puede incluso atravesar este tipo de sucesos sin cambios en su personalidad. En esa línea, Mieles aclaró que el hecho de pasar un proceso complicado sin cambios no necesariamente significa que haya algo mal en la persona que atraviesa ese momento, sino que puede incluso ser un signo positivo. 

“A lo mejor es una persona saludable. La salud mental no se mide como un general. Yo no puedo decir, todas las personas que atraviesan algo, un duelo, por ejemplo, van a experimentar lo mismo. Todo va a depender de los rasgos de personalidad. De cómo las personas se enfrentan a diferentes tipos de situaciones”, sostuvo.

¿Puedes cambiar tu personalidad por decisión propia? 

Para la doctora González, es posible hacer modificaciones a la personalidad por decisión propia. 

Según explicó, el proceso deberá ser guiado por un profesional de la salud mental. A modo de ejemplo, dijo que la timidez suele ser un factor biológico y que una persona que desee hacer cambios a su personalidad , puede adquirir herramientas en terapia. 

“Si una persona es tímida, su timidez no la vamos a cambiar. ¿Qué sí podemos cambiar en él? Brindarle herramientas de cómo trabajar esa timidez para que por ejemplo, no le afecte en su área laboral, para que no le afecte en sus estudios, para que no le afecte en su vida social. Le brindamos herramientas y él puede modificar ciertas conductas. No va a dejar de ser tímido, va a tener unas herramientas distintas”, sostuvo. 

González dijo también que el tiempo que pueden llevar este tipo de modificaciones dependerá de diversos factores. 

“El tiempo que puede llevar  va depender de cada persona, y del compromiso que tenga. También dependerá de la profundidad de las situaciones que estemos trabajando”, aclaró.