Las actividades en familia para el mes de julio pueden ser beneficiosas para la salud mental y física de los pequeños.

En Puerto Rico, generalmente los campamentos de verano culminan en junio, por lo que queda un mes más con los niños en casa antes de comenzar el año escolar. 

De acuerdo con Ángeles Vélez, de Qué hago con los nenes, en Puerto Rico sí hay campamentos en julio solo que son muy pocos. Aún así, mencionó que en su página tienen un directorio de varios campamentos de verano que se están llevando a cabo este mes.

No obstante, para aquellos padres que no pueden o no desean tenerlos en campamentos, mencionó varias actividades y alternativas.

La página cuenta con un calendario en la sección de “Qué hacer”, y diariamente añaden eventos y actividades para realizar, durante la semana y en el fin de semana.  

“Además de eso, nosotros tenemos una sección que se llama ‘Horneando con los nenes’, donde se realizan recetas sencillas que pueden crear los niños con asistencia de los papás”, dijo.

También cuentan con un blog de “Cosas para hacer en Puerto Rico”, en el área metro, centro, en el este, sur y oeste.

Indicó que en su página de Facebook, padres u encargados podrán encontrar lives de talleres de costura, de como hacer trucos de magia y talleres de manualidades sencillos que pueden realizar los niños con materiales en casa.

Recientemente, elaboraron una sección de blog en su página web de “20 cosas para hacer en el verano”. 

Vélez mencionó algunas actividades como hacer camping, hacer un huerto casero o un picnic con amigos y familiares.

“Buscar una sábana, una toalla y hacer un picnic en familia durante la noche, sentarse a ver las estrellas”, señaló. 

Otra de las actividades que mencionó son leer y dramatizar cuentos, noches de película y noche de fotos familiares. Asimismo, recomendó visitar a la familia de otros pueblos y a la vez visitar otras partes de la Isla.

Por su parte, la psicóloga clínica María Coss mencionó que: “Es importante que utilicemos la época del verano para de alguna forma relajar el ambiente en la casa, la idea del verano es que los niños se sientan la oportunidad para relajarse, liberarse de cualquier preocupación relacionada de la escuela, pero que la familia logre mantener una estructura que permita que los niños se desarrollen en libertad y en salud”. 

De acuerdo con Coss, es importante encontrar momentos en julio para tener actividades como:

  • Ir a comer con sus hijos
  • Visitar el supermercado y junto a ellos seleccionar los alimentos
  • Ir a conciertos, festivales y actividades culturales
  • Visitar playas y bosques

“Lo más que necesitan los niños es tener tiempo de calidad con los cuidadores”, agregó. 

Beneficios

El primer beneficio mencionado por la psicóloga es que los niños que hacen actividad física tienen menos riesgo de presentar problemas de obesidad y cardiovasculares, y además se sienten más relajados.

“A veces un niño que está todo el día en el celular o frente a un televisor, se le hace bien difícil acostarse a dormir en la noche, y eso va a empeorar la situación también con los papás”, afirmó. 

Por ello es tan beneficioso las actividades físicas y al aire libre, según la especialista.  Agregó que psicológicamente las actividades físicas también son importantes.

Debido a la pandemia, Coss recomendó priorizar las actividades al aire libre.

El asunto de disfrutar en familia es un ejercicio consciente que deben de hacer los adultos en base a sus intereses, según Coss.

“Si yo tengo un niño como de edad ya escolar, sería importante preguntarles. Si los niños ya hablan y ya tienen unos intereses particulares, vamos a pregúntarles: ¿Qué te gustaría hacer este fin de semana que mamá o papá no tienen que trabajar? O ¿Qué te gustaría hacer? Y de alguna forma también involucrar a los hijos en esa toma de decisión para poder llegar a una actividad que sea de disfrute para todos”, sostuvo.

Coss mencionó que es importante pensar en cuáles son las opciones de las actividades que se pueden hacer en julio, dentro de las posibilidades y presupuestos, y, entonces, dejarle saber las mismas a los hijos. De esta manera, se les está involucrando a la toma de decisiones de esa actividad tan especial.