Hasta la fecha, 113 personas en 76 de los 78 municipios de Puerto Rico han fallecido por causas atribuidas al COVID-19, excepto en Maricao y en Culebra. El total de muertes representa el 5.01% de los 2,256 casos únicos positivos que se han detectado.

El total de muertes se fracciona entre 57 que fueron reportadas por el Sistema de Vigilancia del Departamento de Salud y 56 a través de la Oficina del Registro Demográfico.

“Con los datos que tenemos, podemos decir que la curva epidemiológica se está comportando igual que en otros países: con un aumento paulatino al principio y luego con un aumento mucho más acelerado”, opinó la catedrática y epidemióloga del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, Cruz María Nazario Delgado, en entrevista con Es Mental.

La forma en la que las curvas epidemiológicas aumentan varía según la cantidad de pruebas que se lleven a cabo, mencionó la epidemióloga.

Por ejemplo, el 9 de abril ha sido la fecha con el número más alto de muertes por COVID-19 con un total de nueve.

Nazario Lugo explicó que el bajo volumen de pruebas que se ha realizado podría ocasionar que el total de infectados que proyecta el Departamento de Salud sea dos, tres o cuatro veces mayor.

Dos de las 113 muertes en Puerto Rico por causas atribuidas al virus son de personas que llegaron de afuera de la isla. 

La cantidad de muertes por regiones es la siguiente: Metropolitana (36), Mayagüez (21), Bayamón (14), Ponce (15), Caguas (15), Fajardo (3) y Arecibo (3). El Departamento de Salud no brindó detalles acerca de la región de seis de los fallecidos en la isla. 

La epidemióloga, igualmente, calculó la tasa de infección por 10,000 habitantes de los municipios con infectados en Puerto Rico. Los resultados arrojaron que los tres municipios con mayor tasa de infección son Guaynabo (12.1%), Orocovis (11.68%) y Guánica (9.53%).

El segmento demográfico con más muertes por causas atribuidas al COVID-19 han sido las personas de 80 a 89 años con 28 casos. El segundo es el de las personas entre las edades de 70 a 79 con 24 casos. Solo una persona con menos de 30 años ha fallecido por el novel coronavirus.

Hasta la fecha, 44 mujeres y 63 hombres han fallecido en la isla por causas atribuidas al COVID-19.

El exceso de muertes de hombres por causa del virus es un patrón que se ha observado en otras partes del mundo, dijo Nazario Lugo. Pese a que no se sabe a ciencia cierto a qué se debe, una de las razones puede ser porque tienen trabajos y estilos de vida más riesgosos.

“No podemos olvidar que las personas que tienen este tipo de trabajos con mayor riesgo son las personas que menos poder social tienen”, agregó la epidemióloga. La experta planteó que habrá que preguntarse si lo que torna más propenso a un individuo a fallecer por causas atribuidas al COVID-19 son factores biológicos o sociales.

En cuanto a 46 de los 113 fallecidos, se les adjudicó el COVID-19 como causa de muerte no porque se les realizó una prueba, sino porque al morir sus cuadros clínicos eran compatibles o tenían síntomas similares. Solo a 57 se les realizó la prueba y arrojaron positivo. 

En 10 de los fenecidos, no se explicó cómo se diagnosticaron o se colocó información poco precisa. 

Nazario Lugo opinó que el número de muertes por COVID-19 pudiera ser mayor al que ha sido reportado por las autoridades gubernamentales. “Yo creo que tenemos el mismo efecto del huracán María de nuevo, aquí hay personas que están muriendo y se les está adjudicando a un ataque al corazón”.

El dashboard del Departamento de Salud –que se actualiza a diario para mostrar la cifra de muertes e infectados con COVID-19– apunta a que se han registrado 38 suicidios en Puerto Rico desde enero hasta ahora  en medio de la emergencia.

El encasillado con la cantidad de suicidios aclara con un cintillo que estos son “irrespectivos del estatus del COVID-19”, lo que según la psiquiatra y miembro del Task Force médico que asesora al Gobierno sobre el COVID-19, Karen G. Martínez, significa que “el suicidio no tiene que ver con el COVID-19”. Es decir, que el suicidio no lo cometió un paciente que había arrojado positivo al virus.

“Cuando uno piensa en suicidio, no necesariamente es por estar infectado por la enfermedad”, puntualizó la psiquiatra. “Lo que se ha descrito en otros países que llevan bregando más con esta pandemia o con otras epidemias similares, es que son las medidas para prevenir la infección lo que llevan al deterioro de la salud mental y al aumento del suicidio”. 

*Los datos sobre el COVID-19 en Puerto Rico pueden cambiar diariamente.