Las condiciones del tiroides ocurren con una frecuencia muy considerable en nuestra Isla, y precisamente, marzo es el Mes de Concientización del Tiroides.

Para conversar sobre el tema, Es Mental entrevistó a la doctora Marielly Sierra, endocrinóloga, paciente de hipotiroidismo y parte de la junta directiva de la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología (SPED), quien sostuvo que en Puerto Rico existe una prevalencia de aproximadamente un 20% de condiciones del tiroides, estadística del año 2020. 

Y al menos el 33% de las mujeres padecen de alguna condición del tiroides, y el hipotirodismo es uno de los trastornos más comunes de la función tiroidea.

Aún así, vivir con hipotiroidismo no significa que se afectará la calidad de vida de las personas que  padecen esta condición, aseguró el lunes el doctor José M. García Mateo, especialista en endocrinología y presidente de SPED en conferencia de prensa, como parte del Mes de la Prevención y Tratamiento de las Enfermedades del Tiroides.

“Nuestro mensaje es claro como todos los años, a estos pacientes hay que detectarlos tempranos, hay que hacerle la prueba adecuada y hay que tratarlos individualizadamente para que llegue a un control, tanto clínico como a nivel de sus hormonas tiroideas ya sea la afección que sea”, agregó. 

Por su parte, la presidenta electa, doctora Melba Feliciano, hizo eco a las palabras del actual presidente al indicar que en estos casos es muy relevante la educación, tanto del paciente como de las comunidades y los medios de comunicación.

La función del tiroides es de vital importancia para nuestro sistema. “La hormona tiroidea tiene una función bien importante en lo que es controlar el ritmo cardíaco y el gasto cardíaco, que significa que es la presión con la que el corazón late. Y también, el pulso cardíaco, pues controla lo que es su ritmo”, sostuvo Sierra.

De igual modo, es vital para el sistema digestivo, pues controla el movimiento gastrointestinal. En el sistema nervioso, muchas veces se controla el estado de ánimo, así como la temperatura corporal, a nivel del hipotálamo.

“Así que definitivamente tenemos todas estas funciones que son de índole básica, y de índole vital en nuestro cuerpo”, explicó.

Es esta hormona la encargada de controlar la degradación de los lípidos de baja densidad, conocido comúnmente como el “colesterol malo”. Todas estas moléculas del colesterol malo se degradan, precisamente gracias a la hormona tiroidea. 

Una persona que está en control, en balance con sus hormonas tiroideas, dígase que tiene un metabolismo estable”, aseguró. 

Por tanto, cuando existe una deficiencia de hormona tiroidea todas las funciones anteriormente mencionadas se verán disminuidas.

Entre las condiciones más comunes está el hipotioridismo, el cual ocurre cuando nuestro tiroides no es capaz de producir suficientes hormonas, por ende, nuestra pituitaria activa la producción de TSH.  De acuerdo con la SPED, en Puerto Rico, la causa más común de hipotiroidismo es la tiroiditis de Hashimoto, que ocurre por un ataque autoinmune a la glándula tiroides.

Algunos síntomas asociados a esta condición incluyen  pobre concentración, frío excesivo, acumulación de fluidos que produce un aumento de unas 5-10 libras, cabello y uñas quebradizas, estreñimiento y desórdenes menstruales.

Esta en particular, se diagnostica mediante la medición de la hormona TSH en sangre y se caracteriza por niveles de TSH elevados con niveles bajos de la hormona T4 libre. 

Por su parte, el hipertiroidismo ocurre cuando el paciente tiene una producción exagerada de hormonas tiroideas. 

En este caso, sus síntomas o señales comunes son el calor excesivo, temblores, palpitaciones, pérdida de peso, evacuaciones frecuentes e irritabilidad.  

Del mismo modo, dicha condición se diagnostica mediante pruebas de sangre, donde se encontraron niveles bajos de TSH y niveles elevados de las hormonas T4 libre y T3 total. 

Asimismo, existen otras condiciones de función tiroidea como bocio, lo que significa un agrandamiento del tiroides, cáncer de tiroides, nódulos, que se trata de bultos en la tiroides y tiroiditis.

Sierra, explicó que existen varios componentes a nivel físico, tales como fragilidad del cabello y una subida de peso, resequedad en la piel, entre otros.

Al conversar de estas primeras dos señales a nivel físico, Sierra aclaró que en ocasiones se piensa o culpa a la condición del tiroides, como la causante principal de la pérdida del cabello. Sin embargo, lo que cambia es la calidad del mismo, ya que se pone seco y se parte con facilidad.’

“También tenemos lo que es el famoso, aumento de peso. Pensamos que por tener hipotiroidismo significa que  estamos obesos o nos puede causar obesidad. Eso tampoco es del todo cierto”, aseguró Sierra

 Explicó, que en el caso del aumento de peso en el hipotiroidismo, por ejemplo, se debe a una retención de líquido por causa del metabolismo lento. Estopuede causar que el o la paciente aumente un 5 a 10% del peso que se tiene.

La endocrinóloga  aclaró que no existe una tendencia de diagnóstico en los más jóvenes, sino que existe más conciencia de las pruebas de cernimiento sobre tiroides, ya que son condiciones hereditarias. Por tanto, si mamá, papá, abuelos o incluso tíos padecieron o padecen de alguna condición, es un factor de riesgo y por tanto una señal para que agreguen las pruebas de TSH a laboratorios rutinarios.

“No es que realmente estamos diagnosticando personas más jóvenes , sino que estamos diagnosticando más personas, se están haciendo más estudios”, explicó.

Importancia de las pruebas para detectar condiciones del tiroides

En el caso del hipotioridismo, el tratamiento consta del reemplazo diario de la hormona tiroides por medio de un medicamento oral llamado levotiroxina. 

Por su parte, con el hipertiroidismo, su tratamiento dependerá de la causa y elección por parte del paciente, puede constar de medicamentos orales que frenan la producción hormonal, yodo radioactivo o cirugía.

Según Sierra, las pruebas de cernimiento de función tiroidea serán clave para detectar cual sea la condición del tiroides que el paciente está presentando síntomas. Entre estas, TSH, relacionándola con los niveles de T4 o T3, las cuales se traducen a la cantidad de hormonas de la tiroides que produce para hacer su función. 

TSH, por su parte, es una hormona que detecta cómo funciona la tiroides. 

Por tanto, todos los años en la Isla, personas con historial familiar o que hayan sido diagnosticados con condición de tiroides se deben de realizar su prueba de TSH.

A parte de poder hacer nuestras pruebas de cernimiento, mantener un buen estilo de vida, la terapia médica es sumamente importante, así que tenemos que ser fiel a ellas y mantener el tratamiento tal y como me lo prescribieron”, sostuvo Sierra.

Entre sus recomendaciones primordiales, Sierra compartió a Es Mental las siguientes:

  1. Mantener la terapia.
  2. No vivir predispuesto o culpar los síntomas o señales por la condición del tiroides. 
  3. Dieta y estilo de vida saludable.
  4. Optar por una jerarquía de cuidado médico preventivo. 

El Departamento de Salud otorgó una proclama a la Sociedad que decreta a marzo como el Mes Nacional sobre las Enfermedades del Tiroides en Puerto Rico.

Finalmente, los especialistas en endocrinología hicieron un llamado al Gobierno y al Departamento de Salud para que se realicen esfuerzos para  actualizar las estadísticas de estas condiciones en Puerto Rico.