Si bien, la época navideña se distingue por sus regalos y felicidad. Juguetes a los más niños, aparatos electrónicos a adolescentes, ropa, perfumes o zapatos a los adultos, pero ¿dónde queda regalar experiencias?

En conversación con la licenciada Karla Alverio, psicóloga y proveedora de la plataforma MindMap Puerto Rico, los regalos que más las personas pueden apreciar son las experiencias por encima de lo material.  

Según Alverio, esto puede tratarse de un viaje, conciertos, paseos, masajes o simplemente ir a cenar. “Básicamente cualquier experiencia que saque a la persona de la rutina y que le añada valor a la vida de esta persona a la misma vez”, sostuvo. 

Además, recalcó que incluso podría ser una limpieza que la persona necesite en su hogar, arreglo del carro, clases que la persona desee tomar o simplemente un apoyo financiero, tomando en consideración las necesidades que se han pasado en la Isla.

Y precisamente sobre el apoyo financiero, explicó, puede crear un alivio tanto financiero como emocional. 

“Estamos tan acostumbrados a gastar dinero en objetos materiales y no tanto en experiencias, y quien sabe si el mejor regalo que tú le puedas dar a una persona es el dinero para comprarse algo que necesita”, sostuvo. 

De acuerdo con la profesional de la salud mental, lo positivo de regalar experiencias es que, sin importar las fechas, el tiempo de espera por ese momento, le añade valor y mucha emoción.

“En estas épocas el ofrecer experiencias en vez de regalos tiene un sinnúmero de ventajas. La razón más evidente por lo que las experiencias son tan buenos regalos es por los recuerdos duraderos que proporcionan”, recalcó.

La especialista explicó que dichas experiencias demuestran que se ha dedicado un esfuerzo al proceso de regalo, más allá de ir a una tienda y buscar algún osbsequio.

Mientras que los bienes materiales podrían generar cierto tipo de felicidad, de acuerdo con la especialista, las investigaciones realmente indican que las experiencias conducen hacia una felicidad más duradera.

Alverio explicó que en efecto esta época es una promovida como una de felicidad y amor, pero no es el caso para todos, pues para algunos puede ser muy solitaria y drenante. 

Destacó como importante el estar al pendiente en estas épocas de aquellas personas que se tienen alrededor que están más callados y aislados de lo usual.

Pese a que sí recomendó brindar experiencias como viajes, salidas o conciertos, mencionó que se debe tomar en consideración cosas más sencillas, como llamar por teléfono, enviar un mensaje o invitar a un paseo, pues hará la diferencia de cómo la otra persona se sienta.

En este mismo contexto, la trabajadora social clínica  Maritza Ocasio explicó que, de los regalos que más ha avistado se aprecian o buscan es la sinceridad, de parte de sus relaciones cercanas.

Pues la sinceridad hace que la persona poco a poco vaya teniendo confianza y puedan expresar lo que sienten, puedan mantener una buena comunicación y le digan las cosas que las personas necesitan saber”, sostuvo la licenciada, quien aseguró que la sinceridad es necesaria para las relaciones.

“No solamente en la Navidad (se deben hacer este tipo de regalos). Lo que pasa es que esta es una época en la que estamos más vulnerables, en la que compartimos más, en la que quizás nos han enseñado que tenemos que dar un regalo, un presente, para poder así llevar el mensaje de lo que es la Navidad”, agregó.

Más allá de lo material 

Es Mental conversó con la gerontóloga y también cuidadora Carmen Collazo, quien contó sus experiencias sobre regalos que le han sido de mucha ayuda más allá de lo material.

Collazo dijo que el agotamiento y el desgaste que llega al final de año como cuidadora, y el recibir una hora de descanso o tal vez un momento para salir de la rutina es un gran regalo y respiro.

Como cuidadora, nos contó sobre una experiencia en la cual una amiga le brindó el gran regalo de ofrecerse a cuidar a su mamá, quien fue diagnosticada con alzhéimer.  

Explicó que después de tanto agotamiento, ese momento le sirvió de respiro para salir a comer algo y salir de la rutina diaria. 

Llévale una comida a esa familia, dile a la cuidadora: ‘no cocines hoy, yo cocino por ti, para ti y para tu familia‘”, recomendó Collazo. 

Sobre los regalos que más cuentan y valoran, según su experiencia, es también tener la presencia de esas personas cuando más se necesitan. Según Collazo, este tipo de regalos sí hace una gran diferencia en la vida de los cuidadores, en su caso, y para cualquier persona, pues ayuda a mejorar la calidad de vida de cualquier ser humano. 

Asimismo, Ocasio sostuvo que el verdadero mensaje de la Navidad es el hecho de poder compartir con las familias y personas que se aman.

“A veces es solamente uno estar presente, que yo creo que ese es otro de los regalos”, explicó.

Explicó que no es que se deba hacer una conversación larga o los consejos más grandes, sino estar junto a la persona que lo necesita.

Lo que no es material se queda contigo el resto de tu vida. Es una experiencia que te puede cambiar”, reiteró.

Agregó que, aunque lo material es bueno, hace falta y se agradece que lo obsequiaron, las experiencias y regalos, como el apoyo, la compañía, la sinceridad y el tiempo, permanecerá el resto de la vida.

“Cada uno de nosotros debe estar consciente de vivir esta época de Navidad de la forma en que mejor nos haga sentir”, sintetizó Ocasio.