“Francamente ya yo me lo espero todo”, afirmó la joven universitaria Iona Fournier Gómez, el lunes en el Tribunal de Utuado, tras recibir la noticia en sala de que el testigo de su presunto acosador sería el agente ante quien radicó su querella de acoso. 

Mientras tanto manifestantes indignadas e indignados coreaban frente a la corte: “La Policía de Puerto Rico necesita evaluaciones psicológicas y terapia para poder manejar sus emociones, porque claramente no tienen control”. 

IMG 2638

Y es que Fournier Gómez, quien radicó una querella por agresión sexual en el cuartel de la Policía de Utuado la semana pasada, ha sido ya triplemente revictimizada en el proceso de buscar protección del Estado. 

Primero, por el agente Daniel González, quien alegadamente la acosó mediante expresiones presenciales y después por mensajes de texto luego de que la joven radicara ante él la querella por agresión sexual. Luego de esto Fournier Gómez acudió ante del supervisor del agente, Alexis González Medina, a radicar una querella en contra de éste y resultó que, en vez de atender la querella, dicho oficial figurará como testigo a favor de González.

Así trascendió el lunes en el Tribunal de Utuado cuando se celebraría la vista de Regla 6 en alzada contra el agente González. La vista fue pospuesta para el próximo 23 de mayo del 2024 por falta de preparación por parte de la defensa del acusado y otros “asuntos” con los que contaban de antemano.

El licenciado Carlos Caraballo, representante legal del acusado, expresó no estar listo para llevar a cabo el caso, y pidió una grabación de la primera vista de Regla 6 contra el agente. 

González salió por la puerta ancha de la primera vista el pasado 23 de abril luego de que el juez Rafael Perez determinara no causa.

Mientras tanto la joven Fournier Gómez, decepcionada ante las fallas del sistema, sostiene que aún teme por su vida. 

Lo que fue un esfuerzo por un grito de auxilio a los encargados de la seguridad pública del país, se convirtió en acoso traducido en mensajes como: “me debes” y “qué me quieres pagar”, de parte del agente González hacía Fournier Gómez. 

Poco sorprendida, pero agradecida con el apoyo del pueblo quien se manifestó en la mañana, la joven estudiante afirmó que su defensa y la fiscalía estaban preparados para ver el caso.

Lamentablemente, los agresores se pueden esconder detrás de un arma de reglamento y detrás de una placa, y aparentemente salen impunes y por la puerta ancha”, sostuvo la joven. 

Un artículo sobre la psicología en este contexto, sostiene que la seguridad pública es un aspecto fundamental para el bienestar de una sociedad, pues son los cuerpos policiales un papel crucial en la protección de los ciudadanos y la prevención de delitos. 

No obstante, para llevar a cabo estas tareas de manera efectiva, es necesario tener en cuenta la importancia de la psicología.

Ante el efecto en la salud mental sobre las víctimas de acoso y violencia de género, Es Mental conversó con Fournier sobre la importancia que se fomente la salud mental en el ámbito policíaco. 

Iona Fournier: urgen pruebas psicológicas a la Policía

Una necesidad, así describió la joven la urgencia de tocar el tema de salud mental en dicho contexto. “A nuestros agentes no les hacen pruebas psicológicas repetidas, la salud emocional y el estado emocional de las personas cambia todo el tiempo”, agregó. 

Según la joven, existen agentes que pasan situaciones administrativas complejas, solución seguida buscan ponerlos como “perros rabiosos” con lo que es la fuerza de choque.

“Si nos ponemos a analizar, si se hicieran investigaciones adecuadas de la psicología de estos agentes, esto no estaría pasando”, compartió. 

Y es que una de las manifestaciones constantes en la mañana del lunes 29 de abril fue precisamente la falta de educación continua a estos agentes sobre manejo de emociones, psicología, perspectiva de género entre otros, que según la Ley 103 del 2010 están supuestos a cumplir anualmente. 

Precisamente, el artículo sobre el tema expone que en situaciones de crisis, como secuestros o tomas de rehenes, los profesionales de la psicología pueden colaborar con los cuerpos policiales en la negociación y manejo de la situación. Su conocimiento en técnicas de comunicación y manejo de emociones puede ser crucial para lograr resultados positivos y garantizar la seguridad de todas las partes involucradas.

Isabel, una de las manifestantes allí presentes, compartió a Es Mental que la revictimización por parte del sistema con las sobrevivientes de violencia de género o cual sea el tipo de acoso, demuestra la carencia de educación continua para los agentes. 

“Son los mismos agentes los agresores, quienes no tienen estudios continuos sobre el manejo de emociones, no tienen estudios psicológicos constantes, quienes no tienen adiestramiento para el manejo de la fuerza, continuó, constantemente”, afirmó la joven. 

Y es que la educación con perspectiva de género, y salud emocional, no es solo para los más pequeños o jóvenes,sino también para estos adultos. “Y necesitamos a la policía, pero necesitamos que la policía opere en función a sus labores, que sea adiestrada adecuadamente”.