Dicen que para tener suerte en el amor debes usar ropa interior roja al despedir el año. Otros dicen que si lo que deseas es casarte tienes que sentarte en una silla justo cuando den las doce. 

No importa cuál sea el ritual, está claro que las personas están dispuestas a intentar diversos métodos, algunos conocidos y otros un poco extraños, para traer la buena suerte a sus vidas en la víspera de Año Nuevo. 

Cada año, miles de parejas esperan con ansias las campanas de las doce para comenzar el año con un buen beso que traiga buenas vibras a la relación. Muchas parejas tienen rituales que los ayuda a complementarse, a entenderse, rituales que los ayudan a fortalecer de una manera u otra la relación.  

Para la psicóloga Yaritsa González Martínez, un ritual que se repite mucho en las parejas al recibir el Año Nuevo es el uso de listas. Para la experta en salud mental, el hábito de hacer listas es uno idóneo, ya que ayuda a establecer metas a cumplir en el próximo año. El hacer listas no tan solo ayuda a la pareja a visualizar lo que quiere, sino que ayuda a establecer los términos necesarios para lograrlo. 

Otro ritual que hacen muchas parejas es el agradecimiento. Con la llegada de un nuevo año, las personas aprovechan el momento para compartir emociones y pensamientos que tenían resguardados. El día 31 es perfecto para agradecerle a la pareja todos los gestos y detalles que han hecho el uno por el otro. El tener rituales o costumbres al despedir el año ayuda a fortalecer vínculos y se trabaja con complicidad e intimidad, ya que estos rituales se convierten en “nuestros rituales”, unos que no se comparten con nadie más. 

Ahora bien, el hacer rituales crea expectativas, así que González Martínez recalca la importancia de que al sentarse con tu pareja a enlistar los deseos del año nuevo, estos deben ser deseos reales que estén acorde con la realidad de ambos.

Pero más allá de hacer rituales, González Martínez recalca que toda pareja debe establecerse como resolución sacar tiempo de calidad, planificar encuentros, trabajar en equipo y buscar actividades nuevas que puedan hacer juntos. 

“Vivan en el presente, piensen en el ahora, evalúen la relación, fortalezcan debilidades y establezcan dinámicas saludables que disfruten cada año”, indicó a Es Mental.  

Rituales = Acuerdos

Hay parejas que la semana de Despedida de Año se van a Nueva York, otros se van de crucero, algunos la pasan en familia. Todos y cada uno de ellos son rituales que a veces creamos sin darnos cuenta. 

Teresa Santiago nos cuenta que le encanta pasar la víspera de Año Nuevo en un hotel, junto a su esposo Luis y sus hijos. 

“Nos encanta, puedo decir que se ha convertido en un ritual para nosotros pasarlo ahí cada año”, dijo a Es Mental. 

Al preguntarle si dicho ritual les brinda suerte como pareja, Santiago nos dijo que más bien brinda emoción y promesa por el nuevo año. 

Para la Dra. Norimar Santiago, psicóloga en la Universidad del Sagrado Corazón, no existen los rituales, sino los acuerdos. 

Sin embargo, los mismos se darán dependiendo de la situación en que una relación de pareja se encuentre. Para una pareja con hijos el acuerdo puede ser que todos los años la pasen en su casa en familia, para una pareja soltera el acuerdo puede ser comerse las 12 uvas juntos a la misma vez. 

Santiago nos cuenta que sus vecinos tienen como ritual limpiar la casa el día 31 de diciembre, botando todo desperdicio por la parte de enfrente, ya que para ellos así es que sacan las malas energías del año viejo.

Independientemente del acuerdo que sea, el querer estar juntos es lo que lleva a las parejas el crear acuerdos, el crear rituales.

“El ritual depende de la unión de esos seres humanos como pareja y cuánto esté dispuesto a dar cada uno, pero es eso de ‘terminar el año juntos y empezar juntos’ es lo que crea el hábito de crear rituales” aseveró.