En las relaciones amorosas puede ser difícil detectar que la pareja padece de psicopatía. Sin embargo, existen señales y características que pueden ayudar a que una persona se dé cuenta a tiempo que su pareja es psicópata y pueda salir de la relación antes que se produzcan situaciones que puedan afectar su bienestar físico y emocional.

“A lo mejor con su mamá o pareja es extremadamente cariñoso y con el vecino presenta este tipo de características. Aunque sea tu pareja, no necesariamente ese comportamiento se va a ver reflejado hacia ti”, indicó el psicólogo clínico David Alcalá Pérez, al exaltar cómo la conducta puede variar.

Por su parte, la terapista de parejas Yanci Torres Jiménez sostuvo que en el noviazgo se pudiese presentar unos rasgos que luego se transformen en otros y que surjan cambios en cómo actúa.

¿Qué es la psicopatía?

La psicopatía es un trastorno de la personalidad, usualmente categorizado como una persona antisocial, según Alcalá Pérez.

Sin embargo, el también traumatólogo especificó que: “Las personas dicen que ser antisocial es estar aislado o no compartir con otros, pero eso no es verdad. Ser antisocial es ser un individuo que no muestra respeto por las personas ni por las reglas que rigen la sociedad”.

De igual manera, la psicoanalista Torres Jiménez concordó con la aclaración de Alcalá Pérez al afirmar que un psicópata es una persona que suele no seguir las leyes y no tiene un compromiso con la parte social, moral, entre otras.

Ambos expertos mencionaron que la perturbación mental puede ser el resultado de una lesión cerebral, de un pasado trauma o de la falta de cariño durante la infancia.

Los estimados sobre el porcentaje de la población que cumple con los criterios clínicos varían, pero los Institutos Nacionales de la Salud sostienen que el más preciso es que 1% de la población masculina de más de 18 años, o 1 de cada 100 hombres adultos, es psicópata. Sin embargo, el porcentaje de personas que exhiben características psicópatas, aunque no padezcan el trastorno, o «casi psicópatas», es mucho mayor: de un 5% a un 15% de los estadounidenses, según estimó el Dr. Ronald Schouten, profesor asociado de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard.

¿Cómo se comporta un o una psicópata?

Según Alcalá Pérez, un psicópata puede tener un nivel de capacidad variado, pero a menudo tiene una educación promedio o más alta.

Particularmente, muchos estudios e investigaciones psicológicas incluyen dentro de sus hallazgos que 1 de cada 5 directores ejecutivos de empresas (CEO, por sus siglas en inglés) es psicópata, dado a la atracción de personas con este trastorno hacia posiciones de poder.

“Es una persona calculadora, fría y no tiene sentimientos de arrepentimiento o remordimiento cuando comete sus actos”, comentó el graduado de la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

Alcalá Pérez también argumentó que, debido a su constante búsqueda por placer propio sin temor a las consecuencias, muchas veces, acuden a deportes extremos para redirigir o canalizar sus energías.

Incluso, expresó que la escasez del sentido de miedo se puede traducir en conductas adictivas, tales como el uso de sustancias ilegales o actos criminales.

Sin embargo, el doctor subrayó la fijación en el placer como parte del desorden. “Puede ser que tenga problemas estableciendo una relación estable con una persona y estar con una sola persona”, explicó.

¿Cómo se pudiese manifestar en una relación?

Conforme a las palabras de Torres Jiménez, dentro de las relaciones, las personas psicóticas son manipulativas, controladoras y buscan constante su propio beneficio. También, dijo que aíslan a sus parejas, romantizan los celos, se victimizan y, posiblemente, no dejan a sus parejas salir solas o con amistades sin su presencia.

Por el otro lado, frente a otras se presentan como personas carismáticas, aduladoras y sorprenden cuando se descubre su trastorno.

No obstante, el artículo titulado “Tu pareja podría ser un psicópata: claves para identificarlo” concluyó que al inicio de una relación suelen ser parejas intensas y acelerarán el proceso de convivir.

“El envolvimiento emocional es rápido, a los dos o tres días te aman. Te hacen dependientes de su atención”, destacó la psicóloga, quien apoyó al autor del escrito, Cristian Mantilla Simón.

Aún así, Alcalá Pérez reiteró que son personas bien impredecibles; por ende, se puede tratar de una persona que se encuentra perfectamente bien y sea la pareja ideal, pero después con otra persona manifiesta su trastorno.

Riesgos en la vida de la pareja

Ambos psicólogos coincidieron en  que la preocupación principal debe ser velar por la protección individual y de la familia.

Torres Jiménez estableció que, a pesar de que el comportamiento puede variar, el cuerpo sí da señales, las llamadas banderas rojas. Se debe estar atento a estas alertas y comunicaciones corporales.

“El peligro es que los idealizan sus parejas. La mayoría de las personas que se meten en ese tipo de relación piensan que lo van a salvar y que con el tiempo van a cambiar. Es el síndrome de estocolmo, lo quieren ayudar”, expresó Torres Jiménez.

La exalumna de la Escuela de Medicina de Ponce detalló que una experiencia con una pareja psicópata puede producir: trastorno físico, emocional y, en algunos casos, violencia sexual.

Exparejas de personas con este desorden mental suelen ser víctimas de intimidación, privación de los hijos, entrenados para ser sumisos y dependientes, igualmente, pueden tener ansiedad, depresión y  un trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés).

 ¿Cómo manejarlo dentro de una relación?

Alcalá Pérez recordó que lo primero a considerar es que no hay un tratamiento específico ni eficiente para todos los o las psicópatas, debido a que primero se necesita aceptar que tiene un problema y esa no es la norma.  

“Le causa placer y, ¿para qué parar de hacerlo si me hace sentir bien?”, postuló el especialista en psicología individual y de parejas.

A pesar de que ambos profesionales exhortaron el abandono total de las relaciones, de querer dialogar, la reacción tiene que ser controlada y se debe evitar el tono de ataque o juzgar.

De decidir culminar la relación, los psicoanalistas sugirieron evitar todo tipo de comunicación.

Por su parte, la experta en asuntos psicosociales Torres Jiménez expresó que, de tener hijos, de ser posible, las visitas deben ser supervisadas.

“Tiene que empezar a pensar que no es recastista, dejar el miedo y la dependencia, reconocer que está en un ciclo de violencia doméstica y aceptar que necesita ayuda”, aconsejó Torres Jiménez.

  • Esta historia ha sido corregida en cuanto a la estadística de que 1 de cada 100, no una de cada 10 hombres cumplen con criterios clínicos de psicópata y ampliada para incluir referencias.