Con estimados que apuntan a que un 50 por ciento de la población de Estados Unidos podría tener una condición de tiroides sin diagnosticar, la doctora Marielly Sierra Mercado, endocrinóloga, y una de las líderes de la Sociedad Puertorriqueña de Diabetología y Endocrinología, reitera en el Mes de la Tiroides la importancia de un diagnóstico temprano.

En Puerto Rico, una quinta parte de la población sufre de alguna condición de la tiroides y esta prevalencia aumenta a un 33% en el caso de las mujeres. Sin embargo, un diagnóstico temprano y el tratamiento indicado en vital para los pacientes, según explicó la doctora Sierra Mercado en entrevista con Es Mental.

De otra parte, la experta explicó que pese a que los diagnósticos de las condiciones de tiroides suelen ser común en la adultez media, a partir de los 35 años, hay casos que pueden ocurrir desde edades tempranas. Y que, cada vez más, se están diagnosticando a más jóvenes. La alteraciones en la tiroides, una glándula que tiene una fusión vital en el ser humano y, además, es una de las estructuras más importantes del sistema endocrino, pueden verse a través de síntomas poco específicos, pues en cada individuo puede manifestarse de forma diferente.

Por ejemplo, en algunos puede aparece cansancio constante, aumento de peso, sueño y situaciones que alteran el estado anímico. Pero no en todas las personas puede darse así, precisó la endocrinóloga.

Apuntó, asimismo, a que con el apoyo médico, el paciente puede llevar una vida normal, siempre y cuando ponga en práctica un estilo de vida saludable, como cambios en la alimentación, incorporar ejercicios y se lleve a pie de la letra el consumo de la medicación.

“Es bien importante mantener un pensamiento positivo. Este tema está bien comercializado, pero tenemos que tener en cuenta que toda condición medica va de la mano de un buen estilo de vida”, puntualizó la doctora Sierra.

Mira aquí la entrevista completa sobre las condiciones de la tiroides, su diagnóstico y tratamiento:

Entre las condiciones más comunes está el hipotioridismo, el cual ocurre cuando nuestro tiroides no es capaz de producir suficientes hormonas, por ende, nuestra pituitaria activa la producción de TSH.  De acuerdo con la SPED, en Puerto Rico, la causa más común de hipotiroidismo es la tiroiditis de Hashimoto, que ocurre por un ataque autoinmune a la glándula tiroides.

Algunos síntomas asociados a esta condición incluyen  pobre concentración, frío excesivo, acumulación de fluidos que produce un aumento de unas 5-10 libras, cabello y uñas quebradizas, estreñimiento y desórdenes menstruales.

Esta en particular, se diagnostica mediante la medición de la hormona TSH en sangre y se caracteriza por niveles de TSH elevados con niveles bajos de la hormona T4 libre. 

Por su parte, el hipertiroidismo ocurre cuando el paciente tiene una producción exagerada de hormonas tiroideas. 

En este caso, sus síntomas o señales comunes son el calor excesivo, temblores, palpitaciones, pérdida de peso, evacuaciones frecuentes e irritabilidad.  

Del mismo modo, dicha condición se diagnostica mediante pruebas de sangre, donde se encontraron niveles bajos de TSH y niveles elevados de las hormonas T4 libre y T3 total.