Tomar decisiones es una de las razones principales por las cuales personas llegan a psicoterapia. Es común identificar que la situación o queja presentada se logre trabajar a través de la toma de decisiones. Pero, ahí es que se pone difícil la cosa. ¿Están las personas preparadas para tomar decisiones? ¿Quieren las personas tomar decisiones? Muchas veces no, a pesar de que es la solución ante su problema.

Es difícil tomar decisiones, sobre todo porque muchas decisiones involucran cambios. A veces múltiples cambios. Nos gustan las zonas de confort, podemos ser dependientes a personas, lugares y rutinas y preferimos dejar las cosas como están a cambiarlas o moverlas.

Es por esto que permanecemos en ciclos tóxicos, negativos y dañinos por años. En relaciones o situaciones que tenemos que cambiar. Pero, ¿cómo hacerlo? Si para eso tengo que dejar muchas cosas que no quiero, pienso que no puedo o se me hace difícil hacerlo.

Es muy importante reconocer si tu problema se resuelve con la toma de decisiones.  Si te cuesta tomar la decisión y el porqué. Si el problema te causa continuo malestar emocional, te afecta diariamente en tu rutina y estado de ánimo. Si te pone de mal humor, si te daña el día, si te quita la motivación y si por tener esa situación en tu vida, sientes que ya no eres la misma persona. Si sientes que tu vida no es la misma y para mal. ¿Crees que tienes razones suficientes para hacer cambios? ¿Crees que puedes seguir esperando?

La vida pasa, el tiempo no y para tener calidad de vida es importante. ¡Ser feliz es importante! Permítete ser feliz y vivir con calidad de vida. Toma decisiones, mueve y cambia lo que tengas que cambiar. ¡Se puede! La terapia psicológica es una alternativa de ayuda para trabajar el problema. ¡Busca ayuda si es necesario!

*La autora es psicóloga clínica y forense con práctica en Guaynabo, Puerto Rico.