Abordar la sexualidad en personas con Trastorno de Personalidad Límite (TPL) es fundamental, dada la complejidad de las interacciones entre los síntomas del trastorno y las conductas sexuales.

Las características del diagnóstico de TPL, como la impulsividad, el miedo al abandono y dificultades con la identidad, pueden manifestarse en comportamientos sexuales de riesgo, promiscuidad y uso de la sexualidad como un mecanismo de afrontamiento para evitar el rechazo o la soledad. Estas prácticas no solo elevan el riesgo de consecuencias negativas como infecciones de transmisión sexual y experiencias sexuales no consensuadas, sino que también pueden perpetuar un ciclo de relaciones interpersonales problemáticas y daño emocional.

Investigaciones destacan una prevalencia elevada de comportamientos sexuales de riesgo en individuos con TPL, incluyendo iniciativas sexuales tempranas y numerosos cambios de pareja, asociados frecuentemente con un estilo de apego inseguro (Thompson et al., 2019; Sansone & Sansone, 2011). Este apego puede complicar aún más la capacidad de los individuos para establecer y mantener relaciones íntimas saludables y estables, llevando a un mayor grado de insatisfacción emocional y sexual (López-Pérez, 2018).

Del mismo modo, podemos ver estos comportamientos sexuales en jóvenes que viven con rasgos de TPL. En un estudio realizado con 126 adolescentes y adultos jóvenes canadienses activos sexualmente (de 14 a 21 años) se encontró que cuando se compararon los jóvenes que viven con TPL con los que no tienen estos rasgos, los de TPL realizan mayores conductas sexuales de riesgo, mayores practicas sexuales sin protección y mayores conductas sexuales impulsivas fuera de las relaciones (Bégin, et al., 2022). 

Asimismo, las personas con TPL, a menudo, informan sobre una historia de abuso sexual, lo que complica su relación con la sexualidad y refuerza la necesidad de abordajes terapéuticos sensibles y especializados. 

Desde una perspectiva de empoderamiento, algunas personas con TPL pueden utilizar la sexualidad para sentir control o poder temporal, aunque este enfoque a menudo resulta en una mayor vulnerabilidad y autoimagen deteriorada. La tendencia a usar la sexualidad como una herramienta para manejar el miedo al abandono subraya la importancia de desarrollar estrategias de afrontamiento más saludables y efectivas.

Tratamientos para personas con el trastorno de personalidad límite

Los tratamientos diseñados para abordar la sexualidad en el contexto del TPL deben enfocarse en educar sobre prácticas seguras y consensuadas, mejorar la comunicación y el consentimiento en las relaciones sexuales, y ayudar a los individuos a desarrollar una relación más saludable y empoderada con su propia sexualidad. L

La Terapia Dialéctica Conductual desarrollada por la Dra. Marsha Linehan (2015) promueve el uso de la efectividad interpersonal para mejorar las relaciones con uno mismo y con otros, de manera segura. También, propone manejar el control de impulsos, la toma de decisiones con sabiduría y autovalidación de sus propias experiencias. La intervención temprana, comenzando con los adolescentes y el apoyo, son cruciales para mejorar la calidad de vida y las relaciones interpersonales de quienes viven con este trastorno.

*La autora es psicóloga clínica, especialista en Trastornos de Personalidad Límite y miembro del Comité Promoción Salud Sexual de la Asociación de Psicología de Puerto Rico.