El 10% de las mujeres en el mundo padece endometriosis, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, la estigmatización de los síntomas, el poco conocimiento sobre la enfermedad y la capacidad limitada de servicios de salud complica su tratamiento en Puerto Rico y otras partes del mundo, sostiene la organización. 

¿Qué se sabe sobre esta enfermedad para la que todavía no hay cura? 

Para la ginecóloga obstetra, la doctora Pamela Silen, es necesario empezar por reconocer que “si tu dolor de regla es severo, no es normal”. Un dolor agudo en el periodo, o antes de que llegue, no es signo inmediato de endometriosis. Pero la identificación de este síntoma es crucial para separar las pacientes que tienen un dolor normal de menstruación de las que presentan un cuadro crónico. 

La endometriosis es uno de los padecimientos que presentan mujeres con dolores crónicos durante su periodo. Silen explicó que la endometriosis es una condición donde el tejido que se supone que esté dentro del útero -en el endometrio- se encuentra también fuera del útero, es decir, en otros órganos.   El endometrio es el tejido que se convierte en la regla cuando no hay embarazo.

Cuando llega el momento de la regla, ese tejido “también se inflama y sangra igual que ese sangrado hacia la vagina en las personas que no tienen endometriosis”. La diferencia está en que en las mujeres con endometriosis, sangran además  dentro del abdomen, detalló la doctora. 

Ese sangrado que ocurre dentro del abdomen, o en los órganos en los que se encuentra el tejido que no vemos, se conoce como lesiones y éstas que se inflaman al momento de la regla provocando un dolor crónico, según recalcó Silen. 

La también bióloga molecular y profesora, la doctora Idhaliz Flores, explicó a Es Mental que precisamente ese dolor crónico con la regla es el signo más común entre pacientes que son diagnosticadas con endometriosis, pero abundó que “el segundo síntoma que hay que tomar en consideración es dolor durante las relaciones sexuales”. Una actividad que debería causar placer, no debe doler, sostuvo. 

Otra señal que pudiera ser índice de endometriosis en una mujer es la infertilidad, según dijo Flores. Y es que hay mujeres que han sido diagnosticadas con endometriosis luego de que acudieran a su médico porque buscaban quedar embarazadas. 

Es necesario señalar, no obstante, que no todas las mujeres que sufren endometriosis tendrán infertilidad. El hecho de que no hayas podido quedar embarazada, aunque lo estés buscando, tampoco representa que tienes endometriosis. Es indispensable que cada mujer que muestre alguno de estos síntomas acuda a su médico para recibir una evaluación personalizada. 

Si tras una evaluación médica, es diagnosticada con endometriosis, la también profesora de la Ponce Health Science University explicó que es posible controlar la condición mediante tratamientos. 

“La primera alternativa es un tratamiento hormonal compuesto de estrógeno y progesterona en pastilla. Eso también se le conoce como las pastillas anticonceptivas, pero en este caso se están utilizando, no para prevenir el embarazo, sino para controlar el ciclo menstrual”, mencionó Flores. La galena explicó que con este método se busca controlar las hormonas porque así controlas la inflamación y el dolor. 

Según continuó explicando, si la paciente no responde a esa primera línea de tratamiento, existen otros medicamentos que inactivan la producción de estrógeno a nivel del cerebro. 

En pacientes con endometriosis es necesario controlar los niveles de estrógeno porque los tejidos que crecen fuera del útero se alimentan del estrógeno. 

“El estrógeno es la hormona femenina, una hormona muy buena que es la que da la instrucción para nuestro ciclo menstrual, nuestra capacidad de ser madres,  sin embargo, es negativa para la paciente con endometriosis porque el tejido se alimenta del estrógeno.”, detalló. No obstante indicó que una baja considerable en niveles de estrógeno en el cuerpo de la mujer podría ocasionar dolencias parecidas a los de la menopausia, como calentones. 

Este tipo de escenarios hacen que la vida diaria de las mujeres con endometriosis se complique en todas sus facetas, incluida la laboral. No obstante, a menudo las faltas o quejas de dolor no se consideran serias. Un estudio realizado por estudiantes doctorales de la Ponce Health and Science University encontró que la endometriosis “no se percibe como una enfermedad como, por ejemplo, lo es la diabetes”, sino que es considerada “una changuería” en distintos escenarios sociales.

El estudio, que analizó grupos focales en donde se entrevistaron 50 mujeres puertorriqueñas sobre sus experiencias viviendo con endometriosis, detalló también la vulnerabilidad a la que están expuestas estas mujeres. 

Para la doctora Flores, que es miembro de la Fundación Puertorriqueña de Pacientes con Endometriosis, además de dar visibilidad, hace falta empatía. 

“Hay muchos mitos asociados a esta condición, que desafortunadamente no se habla mucho de ella, a pesar de que afecta a una de cada 10 mujeres”, sostuvo.

“A veces es difícil comprender, alguien que no pasa por esos síntomas, por ese dolor, ver una mujer joven, entre sus 20 y 30 años, que dice que no puede ir a trabajar… Debemos mejorar como país y como comunidad”, agregó la doctora. 

En Puerto Rico, la Fundación Puertorriqueña de Pacientes con Endometriosis, además de colaborar con trabajos de investigación, realiza una labor de apoyo a pacientes. Puedes contactarlos a través de su página de Facebook @FundacionEndometriosisPR o mediante su correo electrónico: endopr@gmail.com.