Conversamos por Facebook Live con la doctora Aysha Concepción, directora ejecutiva de Familias CAPACES, y con el doctor Javier Méndez, psicólogo consejero, sobre las estrategias de crianza para prevenir la violencia intrafamiliar, gracias al apoyo de FHC First Healthcare. ¡Sintoniza a través del Facebook de Es Mental o de FHC – Salud Mental!

Hay conductas que los padres y las madres llevan a cabo en el proceso de crianza que, sin saberlo, son consideradas maltrato. Estas manifestaciones, en ocasiones, se producen por estresores que afectan a los progenitores o a los cuidadores, los que deben ser identificados y manejados para el bienestar tanto de los menores como de toda la familia, aseguraron expertos entrevistados por Es Mental.

El doctor Javier Méndez, psicólogo consejero, indicó que los procesos de crianza son difíciles y estresantes para los padres y madres. “Si los padres de entrada tienen pocas destrezas para manejar el estrés, eso típicamente sigue escalando hasta el punto de que llegamos a explotar de alguna manera y desafortunadamente quienes pagan los platos rotos son los niños”, explicó.

Mencionó que algunas de estas actitudes pueden ser el llegar a alterarse hasta el punto de gritarles constantemente a los niños, o atentar contra su dignidad utilizando adjetivos menospreciantes. “No es lo mismo decir: ‘Es una tontería lo que acabas de hacer’ versus decir: ‘Eres un tonto’”. Esto puede afectar la autoestima y la salud emocional del menor, sostuvo.

Son tipos de maltrato que no nos damos cuenta típicamente porque no dejan marca física, pero definitivamente sí dejan huella a nivel psicológico, emocional”, agregó.

Otra situación que puede representar maltrato es la dejadez de pasar tiempo de calidad con los niños, indicó. “Los niños necesitan afecto. Los seres humanos somos las únicas criaturas del reino animal que necesitamos el afecto para poder tener cierto balance o estabilidad, y el hecho de que papá a mamá muestre un cierto desinterés o dejadez de dedicar el tiempo para el juego, para dar afecto, cariño, también hasta cierto punto, afecta los estados emocionales y el desarrollo psicosocial saludable de ese niño”, explicó.

Méndez sostuvo que entre los principales factores que pueden producir la violencia intrafamiliar figuran los económicos y el venir de de hogares disfuncionales donde ya hubo violencia intrafamiliar. Dijo que si esos fueron los modelos que se aprendieron y no se identifican, probablemente se van a repetir. Mencionó otros factores, como los problemas personales, laborales y el hecho de no haber aprendido a manejar sus propias emociones.

Entre las secuelas de la violencia intrafamiliar en los menores, el psicólogo consejero dijo que las víctimas pueden desarrollar algunos rasgos que pueden ser disfuncionales y que pueden afectar en su vida. Pueden volverse introvertidos, inseguros y tener problemas para desarrollar alianzas afectivas con otras personas. También pueden desarrollar depresión, ansiedad y algunos diagnósticos dentro de los trastornos de trauma, como es el trastorno de mutismo selectivo.

Los patrones de crianza recomendados

Méndez dijo que es muy importante que los padres sean conscientes de sus patrones de crianza poco saludables y que puedan crear conciencia y reconocer que la forma en la que lo están haciendo no funciona, sino que hace daño. Además, dijo que es importante buscar ayuda profesional para que puedan llegar a hacer cambios significativos en este estilo de crianza.

“Y como recomendación de la rutina diaria, que los padres también reconozcan sus propios niveles y estados emocionales para que ellos, cuando entiendan que esas emociones están llegando a su tope, encuentren estrategias saludables para descargarlas, para vaciar esa atención o ese estrés y, entonces, luego poderse acercar a los niños o a la crianza de una manera mucho más calmada, mucho más balanceada y ecuánime”, puntualizó.

Por su parte, la doctora Aysha Concepción, psicóloga clínica y directora ejecutiva de Familias CAPACES, dijo que algunas de las estrategias que se pueden implementar para prevenir la violencia intrafamiliar en la crianza son tener buena comunicación, manejar las diferencias y llegar a acuerdos, en lugar de ejercer una parentalidad autoritaria, y reconocer y manejar las emociones como padres, en lugar de negarlas.

Mencionó que la violencia de género es una causal de violencia infantil. Dijo que es importante que los padres conozcan los distintos tipos de maltrato que existen, y que puedan aprender a manejar a los hijos sin fuerza. También deben conocer cuáles son sus estresores para poder manejarlos.

Además, indicó que es importante que los padres conozcan cuáles son sus estilos de crianza. Aseguró que los estilos de crianza democráticos son los más efectivos.

Les permite a los niños y a las niñas tomar decisiones también en momentos importantes, ayudarnos a hacer las reglas de la casa, aportarnos en la solución de problemas, pero también aceptar que nuestros hijos y nuestras hijas tienen su individualidad, tienen sus emociones, y aprendemos a respetarlas y aceptarlas”, sostuvo Concepción.

Mencionó que hay otros estilos que son más autoritarios, como “aquí se hace lo que yo digo”, los que no son recomendables porque no les permite tomar decisiones por su parte. Los padres pueden ayudarlos en la toma de decisiones pero no tomar las mismas por ellos, sostuvo.

“Si yo tomo las decisiones por ellos o no les explico las razones por las cuales yo implanto los procedimientos de disciplina, ellos no van a entender y van a responder a mi autoridad, quizás por miedo o por temor a las consecuencias”, añadió.

Por eso, según la psicóloga clínica, en Familias CAPACES promueven la disciplina preventiva, lo que permite identificar estrategias para promover las conductas esperadas y no necesariamente intervenir luego de que la conducta mala adaptativa ocurre.

En Familias CAPACES están llevando a cabo una serie de talleres gratuitos sobre formación parental para prevenir el maltrato infantil. Entre los temas que discutirán figura el manejo de emociones para prevenir los golpes y malos tratos, estrategias para fortalecer la autoestima de la niñez y manejar conductas desafiantes y la comunicación efectiva. Las sesiones, que comenzaron el 4 de abril, se llevarán a cabo todos los jueves hasta el 23 de mayo de 2024, de 8:30 a.m. a 11:00 a.m. en el Centro Head Start del Residencial Villa España, San Juan.