El apoyo de familiares y amigos fue crucial en sus luchas contra el cáncer de seno, y hoy, tras haber vencido la enfermedad, llevan un mensaje de agradecimiento y optimismo.

Es Mental conversó con sobrevivientes de cáncer de seno para conocer su historia, su vida tras el cáncer y su mensaje a la sociedad luego de haber atravesado este proceso en sus vidas.

Sharon Agosto: “No hay manera de vencer el cáncer sola”

Fue un 20 de abril del 2022 cuando cambió su vida por completo al ser diagnosticada con cáncer de seno. Aún cuando en diciembre del 2019, fecha de su última mamografía, todo había salido bien. 

“Llega la pandemia y todas mis citas médicas de monitoreo se retrasaron por todas las medidas y complicaciones que trajo el Covid-19. A principios del 2022 me dije: ‘Tengo que ponerme al día en mis exámenes médicos de prevención’, y cuando me hice la sonomamografía se descubrió el tumor”, contó a Es Mental. 

Al ser diagnosticada, pensamientos rumiantes y angustiantes como: “Yo no me puedo morir porque mis hijos todavía me necesitan”, llegaron a su cabeza. Siendo esta su mayor preocupación, Agosto mencionó que a la primera persona que llamó de emergencia fue a su psicóloga para preguntarle cómo podía darle la noticia a sus hijos. 

Con la orientación de su especialista en salud mental, al momento de hablar con sus hijos, les aseguró que iba a estar bien, que la ciencia estaba avanzada y que iba “pa’ alante” a atacar y vencer la enfermedad.  

Para atacar la enfermedad de manera rápida, Agosto se realizó todos los estudios médicos. Según ella, esto fue clave porque con los estudios médicos es que se determina el tratamiento. 

“Yo estaba enfocada, tranquila de cierta forma y bien confiada que todo iba a ser manejable. Cuando me dan la noticia que el tipo de cáncer que tenía era agresivo y que necesitaba quimioterapia más fuerte (Red Devil), ese día me desmoroné. Lloré en el carro y le reclamé a Dios. Ahí fue cuando me di cuenta que estaba frente a la muerte y que era real que tenía que luchar por vivir”, sostuvo. 

Otro momento en el que mentalmente se vio muy afectada fue con la caída del cabello, y por consiguiente, el afeitarse la cabeza. “Verme calva fue terrible porque no es vanidad, es que uno se mira al espejo y ve a otra persona, pierdes tu identidad”, relató.

Según Agosto, no hay manera de vencer el cáncer sola. Si bien, la ciencia ha avanzado mucho, lo cual es de mucha esperanza para estas pacientes, la sobreviviente sostuvo que el factor más importante es el apoyo y amor de tu familia y la familia escogida.  

Sin duda, este proceso tiene la parte física del tumor, que la ciencia trabaja con las quimioterapias, cirugía y medicamentos. Sin embargo, el área emocional también es vital para vivir esa montaña rusa de emociones, y ante todo, tener el apoyo de los seres queridos.  

Yo tuve la dicha y bendición de tener familia y a mis mejores amigas y amigos que inmediatamente me ayudaron en el proceso” afirmó. 

A manera de enseñanza para su vida, Agosto mencionó que luego de este proceso, sigue siendo una persona agradecida, pero aprendió algo más en la vida: “Lo más importante en la vida es tener salud, paz y estar rodeada de la gente que te ama y valora de verdad”.

En base a su experiencia, Agosto hizo varias recomendaciones.

  • La prevención es vital, esto pues cada vez más jóvenes son diagnosticadas, por lo que conocer si hay un factor de riesgo es muy importante. 
  • Es muy recomendable tener una buena alimentación complementada con ejercicios. 
  • “No te rindas, busca ayuda profesional de un psicólogo y rodéate de tu familia y tribu. Y ayuda a toda mujer u hombre por medio de tu experiencia y testimonio”. 

Eva Cruz: “Hay que vivir en agradecimiento”

La doctora Eva Cruz, quien es radióloga, jamás pensó que el cáncer tocaría su puerta y fue hace aproximadamente cuatro años. En octubre de 2019  fue diagnosticada con cáncer de seno, hoy es sobreviviente y ve las cosas de una manera distinta, e incluso aconseja a sus pacientes.

Entre los factores principales en su recuperación además del tratamiento, explicó que el apoyo familiar fue primordial. También, mantenerse ocupada, en sus labores habituales, fue muy positivo para ella. 

Tratar de a la vez que mi experiencia pueda servir a otros ha sido positivo. Y, muchas veces cuando doy un diagnóstico de cáncer de seno en la oficina, pues le comparto a las pacientes que yo también soy sobreviviente y puedo ver en su rostro que hay cierta paz dentro del diagnóstico porque me ven bien”, sostuvo.

También, en su carácter personal, el hacer ejercicio e intentar mantenerse saludable ha sido un buen aliado. Asimismo, contó que se ha hecho parte de grupos de positivismo y personas de fe para practicar y mejorar su espiritualidad.

En el contexto de la salud mental, Cruz sostuvo que ha sido primordial, pues la forma en que se visualiza la condición en términos de positivismo y lucha es muy importante. 

“Esto no es un diagnóstico de muerte, es un diagnóstico de vida”, sobre esto, recalcó que la mayoría de las pacientes que sobreviven viven agradecidas, y se cambia la perspectiva de la vida de manera positiva.

Afirmó como importante también el fomentar la autoestima, pues pueden haber muchos cambios en el cuerpo. 

Los grupos de apoyo y los grupos de terapia siguen siendo clave para recuperar tu salud física y mental”, sostuvo. 

Sin duda, el recibir un diagnóstico de cáncer de seno puede traer consigo temor o miedo, sentimientos los cuales según Cruz, frena a actuar a las personas y esto debe trabajarse con mucha cautela.

“Es una oportunidad de vida y hay que vivir en agradecimiento”, expresó.

Cruz recomendó a las pacientes rodearse de personas positivas.