Los programas de prevención, servicios y política pública relacionados al sinhogarismo, la salud mental y el uso problemático de sustancias en Puerto Rico están siendo investigados por la Comisión de Iniciativas Comunitarias, Salud Mental y Adicción, como parte de la Resolución del Senado 77.

Las imposiciones de la Administración de Servicios de Salud (ASES) en relación a la salud mental y personas con el plan de salud del Gobierno, así como la ausencia de una cubierta long term care y la escasez de especialistas en psiquiatría son algunos de los hallazgos del senador  José Vargas Vidot, quien preside la Comisión, durante su visita a la Unidad Psiquiátrica del Hospital Pavía en Hato Rey la semana pasada. El martes de esta semana visitó el Hospital San Juan Capestrano. 

En la vista a Pavía el pasado miércoles 25 de mayo, el Senador encontró hallazgos tanto positivos como negativos, los cuales, según dijo, no era la primera vez que los observaba. 

“El propósito fundamental en el área de inspección ocular es saber si en Puerto Rico existe un standard of care en el área de salud mental, si existe una uniformidad en la forma que se trata al paciente desde su visita al hospital o a las facilidades. Si existe una estrategia robusta de prevención de condiciones de salud mental, de condiciones emocionales, si existe la misma vía de acceso, y si las personas tienen una aseguradora privada comparada con la reforma, y cuántos de los elementos que deben de estar en su sitio, para que exista un continuo de cuidado en el área de salud mental”, destacó Vargas Vidot. 

De acuerdo con el Senador, uno de los elementos repetidos en sus vistas es la queja sobre las imposiciones de ASES y la forma en que ellos operan con su intervención a través de las aseguradoras que contratan en el plan de salud del Gobierno, lo que tiene impacto negativo en la provisión de servicios.

Asimismo, otro hallazgo fue que ASES impone a las personas con el plan de salud del Gobierno un periodo de estabilización de 23 a 24 horas en vez de una hospitalización. Esto evita una ventana importante para que la intervención de un equipo clínico no se pueda hacer, sostuvo el también médico.

“Y, la única razón que hemos visto y que se ha evidenciado en las visitas es que posiblemente en la idea, casi obsesiva que tiene ASES de ahorrar, que el periodo de espera se base que en que las 24 horas no haya una necesidad de hospitalización o de servicios más complejos y así evitar, como si el tiempo en un sillón sentado pudiera estabilizar al paciente”, sostuvo.

La ausencia de una cubierta de long term care fue uno de los hallazgos que ya se habían visto anteriormente, de acuerdo con el Senador. Esto pues el Gobierno no reconoce y tampoco las aseguradoras, la necesidad de implantar en la Isla un cuidado duradero, reconociendo las condiciones mentales. 

A esto el Senador agregó que en la Isla la salud mental no se ha tomado en cuenta de la forma prioritaria que debe tomarse, lo cual ha sido evidenciado en cada visita

También sostuvo que las aseguradoras “son un enemigo común”, pues se plantean como las dueñas del criterio clínico, lo que redunda en un tratamiento deficiente para los pacientes

Según Vargas Vidot, la burocracia de las aseguradoras en el área de salud mental impiden el tratamiento continuo y de seguimiento.

Otro elemento evidenciado en las vistas y sobre todo en la vista del pasado 25 de mayo son los pocos psiquiatras que hay en Puerto Rico. Esto pues hay psiquiatras que ya están retirándose, no necesariamente por su edad, sino por un escenario laboral muy demandante y drenante. 

En el caso del Hospital Pavía de Hato Rey, el Senador contó haber visto algo interesante y es que tienen una sala estabilizadora en donde no pudo entrar pues había pacientes. Aún así, entre sus protocolos empiezan a medicar a la persona aun cuando tiene que permanecer 23 horas en ese estado

El legislador dijo que quedó impresionado positivamente por las facilidades que tiene Pavía de Hato Rey. Sin embargo, no pudo recoger el sentir de los pacientes.

En entrevista con Es Mental, Vargas Vidot indicó que le estará haciendo un requerimiento oficial de información a ASES sobre el periodo de estabilización.

“Estoy requiriendo, no sugiriendo, estoy exigiendo a través de un requerimiento formal del Senado a que todas las cosas que se convierten en hallazgos sean abordadas de inmediato, y como producto final que las piezas que se trabajen sean sensibles y afinadas a lo que se ha encontrado”, afirmó. 

Asimismo, estará creando un grupo de discusión con psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales, que le sirva de asesoría permanente para evaluar la Ley 408, Ley de la Salud Mental de Puerto Rico, y que se sugieran las enmiendas necesarias

“Yo lo he gritado en todos lados, y no he tenido eco. Puerto Rico no tiene, ni ASSMCA, ni el Departamento de Salud, históricamente [estrategia de prevención en salud mental]. Puerto Rico ha obviado el elemento de la prevención en el área de las emociones, lo ha obviado”, dijo.

El Senador estará llevando a cabo una serie de investigaciones, entre ellas fortalecer la posibilidad de que las personas sin hogar puedan tener acceso a servicios de salud mental de una forma abierta y directa. 

Asimismo, se han trazado la meta de hacer enmiendas considerables a la Ley de Salud Mental. “Puede ir desde enmiendas, hasta inclusive proponer una nueva ley de salud mental”, destacó. 

El doctor destacó que sus visitas no solo han sido al sistema Pavía, sino también en el Hospital de Psiquiatría Forense, en las facilidades psiquiátricas de ASSMCA, del Departamento de Salud y en el Hospital Panamericano, donde se han hecho no solo inspecciones oculares, sino también vistas públicas.