Tal como en los países de tradición católica, en Puerto Rico y otras culturas a nivel mundial se conocen los Tres Reyes Magos del Oriente como figuras que protagonizan una celebración anual, donde, como parte de la festividad, se acostumbra a hacer regalos a los seres queridos y a compartir con la familia.

La primera Fiesta de Reyes en la Isla se hizo en el 1884 en el municipio de Juana Díaz. Luego, en 1986, de acuerdo con la página web Reyes de Juana Díaz, se hizo el primer Carnaval Nacional de los Reyes Magos, una peregrinación por diversos municipios.

El director de la Casa Museo de los Santos Reyes, William Santiago Figueroa, afirmó en una entrevista con Es Mental que el debut del ritual como parte de la cultura puertorriqueña se llevó a cabo tras la llegada del sacerdote español Valentín Echevarría en 1883.

“Añorando las cabalgatas que se hacían en su pueblo en España, el sacerdote reunió a un grupo de jóvenes de la iglesia San Ramón Nonato y los vistió con vestimenta pastoral, española y árabe, iniciando el primer desfile de reyes y pastores”, contó Santiago Figueroa.

La inauguración de la marcha, en diciembre de 1884 en Juana Díaz, consistió en la asistencia en comunidad a la misa para luego visitar las casas de personas predeterminadas a llevar “el mensaje del verdadero sentido de la Navidad, que es la llegada de Dios”.

Génesis de la celebración

La celebración, también conocida como la Epifanía, consistió en la llegada de tres hombres, quienes llegaron a darle regalos y la bienvenida al mundo al hijo de Dios en su nacimiento.

La tradición de la celebración de los Reyes Magos inició en España en el siglo XIX. Según el artículo de Patricia Prieto Historia y costumbres de una fecha muy tradicional, cada 5 de enero los niños y niñas dejaban sus zapatos en las mejores condiciones posibles afuera de la casa, en el balcón o frente la puerta de la entrada de donde vivían. Acompañaban los zapatos con un cubo de agua y paja para los camellos y tres vasos con leche para los Reyes Magos.

La tradición no fue solo acogida por los europeos, sino que también se inauguró como un símbolo importante de la cultura latina. Al día de hoy, gran parte de los países latinos le dedican una festividad a la creencia de la llegada de los Tres Reyes Magos de Oriente.

A raíz de la pandemia, luego de más de 100 años de tradición, muchos países han optado por cancelar sus festivales, carnavales o peregrinaciones en celebración a la llegada de los Reyes Magos.

Incluso, Santiago Figueroa anunció que la festividad en Puerto Rico este año se hará de manera virtual.

Historia

“Se trata de una de las figuras bíblicas menos mencionadas a lo largo de los evangelios, sin embargo, es también una de las más conocidas popularmente en los países de tradición cristiana debido a su importante, aunque breve, papel en el relato bíblico”, de acuerdo con la publicación en la Revista Mirabilia titulada Lo sagrado y lo profane en los Reyes Magos, escrita por Irene Romo Poderós.

Según Romo Poderós, la fuente más importante para entender el nacimiento de la tradición de los Tres Reyes Magos es a través del Evangelio de Mateo en el capítulo II, versículo 1-12 de la Biblia.

El relato se centra en cómo, tras usar de guía a la estrella de Belén, los Reyes Magos ubican al hijo de Dios y le brindan regalos el día de su nacimiento.

Sin embargo, hay muchas incongruencias respecto a la historia bíblica y la que se conoce hoy en día popularmente como la llegada de los Reyes Magos. Y es que la Biblia no especifica cuántos Magos llegan a adorar a Jesús, no menciona sus nombres ni sus títulos como reyes.

De acuerdo con la Biblia, los tres reyes, quienes se nominaron como “ellos”: “Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, lo adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra”.

Por otro lado, muchos historiadores especulan que la enumeración que se le ha otorgado a las personas, quienes asistieron al nacimiento de Jesús, puede ser dada a la cantidad de dones que fueron ofrecidos.

De igual manera, el título de reyes podría deberse al hecho de que los Magos visitaron a Herodes, quien pertenecía a la realeza, pero no es un dato que esté justificado por todos los expertos en la historia. Incluso, otros especialistas opinan que las especificaciones del relato están presentes en el Evangelio de la infancia de Tomás, el que no fue incluido en la Biblia.