Con la llegada de un nuevo año muchas personas se proponen metas diferentes a las del año anterior con el fin de priorizar su bienestar. Sin embargo, el mayor reto que enfrentan es poder lograrlas sin desistir en el intento. 

Entre los propósitos a cumplir durante el año nuevo, popularmente, destacan el iniciar un estilo de vida más activo o alimentarse correctamente. No obstante, según la psicóloga clínica Astrid Nicole Sánchez Galarza, las personas deberían aspirar, además, a tener una mejor salud mental. 

“Muchas veces nos enfocamos en la salud física, como hacer ejercicios y comer saludable, y aunque ciertamente es bien importante, no podemos dejar de un lado la salud mental. ¿Cómo podemos hacerlo? Con metas en relación con dónde quiero estar como persona”, explicó a Es Mental.  

Un buen paso para dar mayor prioridad a la salud emocional es la práctica del autocuidado de forma holística, en la cual las personas comiencen a realizar acciones conscientes para cuidarse internamente, aseguró la profesional.

“Para eso es importante que podamos identificar nuestras emociones. Por ejemplo, digamos que tengo mucho trabajo y me siento un poco estresada, simplemente con reconocer cómo nos estamos sintiendo o levantarnos, respirar o hacer una caminata corta, estamos poniendo en práctica el autocuidado”, compartió. 

Dijo, de manera similar, que otra acción a favor de la salud mental es el minimizar el consumo de redes sociales al establecer horas de uso y desuso. Tiempo que puede ser invertido en actividades con seres queridos o pasatiempos. 

“La tecnología ha traído muchos beneficios, pero hay otras áreas que ha impactado, como el área de la salud mental”, sostuvo. 

Además, mencionó como recomendación buscar ayuda, sin prejuicios o estigma, de un profesional de la conducta humana. 

Pero si hay algo muy tradicional entre las propuestas de año nuevo es el querer iniciar una alimentación más saludable y aunque algunos cumplen su cometido, este no es el caso de otros. 

Esto se debe, según la nutricionista-dietista Valeria Santa Román, al concepto erróneo que muchas personas tienen sobre el término “dieta”. 

“Las dietas de moda, por periodos cortos, no son la mejor opción a la hora de establecer metas reales. Para obtener resultados reales a largo plazo, sin efectos de rebote, se deben crear hábitos alimentarios saludables. Un nutricionista-dietista licenciado es la única persona con capacidad para establecer metas nutricionales reales”, aseguró. 

Entonces, ¿qué se necesita para hacer posible estas metas? Santa Román apostó a la consciencia como herramienta clave para mantener una alimentación sana, pues “un estilo de vida saludable va más allá de lo físico, también aporta beneficios mentales, sociales y ayuda a la prevención y tratamiento de enfermedades”, compartió. 

“La clave está también en el amor propio, tomas consciencia de lo que es o no beneficioso para el bienestar y la salud integral de nuestro cuerpo. Ver las metas nutricionales como un disfrute y beneficio, no como un castigo o sacrificio”, agregó.

Aconsejó, de igual forma, buscar ayuda de profesionales de la salud capacitados que sirvan de apoyo en el proceso y liberarse de imágenes impuestas por la sociedad respecto a cómo debe lucir una persona saludable.

Otro tópico que destaca entre las metas de año nuevo es hacer ejercicios o asistir a un gimnasio. Pero, al igual que el tema de la nutrición, algunos abandonan lo que habían comenzado.

Para el entrenador personal certificado, Kevin Estrada Hernández, esto sucede a raíz de que las personas no desarrollan paciencia con ellas mismas. 

“No hay un secreto para lograr las metas, pero no seas tan fuerte contigo mismo y con esto me refiero a que las personas cuando fallan en un su plan de entrenamiento o alimentación, se quitan. Mi recomendación es que no, si fallaron, continúen. La consistencia, así como la disciplina, es lo que te va a traer resultado”, explicó Estrada Hernández.

Señaló que llevar un estilo de vida más activo es beneficioso también para trabajar la salud psicológica. 

“Los beneficios que trae el hacer ejercicios, está comprobado, son psicológicos y emocionales. Personas que padecen de depresión, ansiedad u otras condiciones pueden mejorar. Sea por los niveles de dopamina, el sistema hormonal que se regula, control de estrés, los beneficios son muchos para enumerar”, puntualizó. 

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de una cuarta parte de la población mundial no alcanza un nivel suficiente de actividad física, lo que repercute negativamente a la salud, el medioambiente y la calidad de vida en general.  

La entidad recomienda políticas de actividad físicas en los países y comunidades, como otras formas de transportación con el uso de bicicletas, jornadas laborales con oportunidades para actividad física, currículos de educación física de calidad, mejores ofertas de recreación en escuelas y centros de la comunidad y, además, que los profesionales de la salud tengan en mente la importancia de recomendar y asistir a los pacientes en la realización regular de ejercicios.