Que el decir «estamos en Navidad» no sea sinónimo de abandonarse ni de perder los hábitos de alimentarse de forma saludable.  

Trabaja esa creencia limitante de que en diciembre se ‘engorda’ y sacúdete de esos pensamientos saboteadores que te llevan cada año a caer en el mismo patrón. 

Además, ¿quién dijo que la comida navideña no pueda ser saludable? Comer arroz con gandules, pasteles, guineitos en escabeche y pernil puede ser parte de una dieta sana y balanceada. El problema es el descontrol. Gente: ¡Se nos va el año, no la vida!

La nutricionista Carla de la Torre.

Un decálogo de estrategias para disfrutar de manera saludable el maratón de fiestas navideñas:

1. Desayuna bien y procura llegar a la comida con algo en el estómago. Enfrentarse con hambre a tantas alternativas suculentas es el caldo perfecto para el descontrol.

2. Evita consumir de todo en una misma comida. Si tienes varias comidas en un mismo día selecciona algunas de las alternativas para el almuerzo y las otras para la cena. Para saborear y disfrutar bien un alimento es fundamental que no se mezcle con otros ya que estaríamos percibiendo muchos sabores a la vez y realmente no somos conscientes de lo que comemos. Si no tienes esta voluntad, utiliza un plato pequeño para servirte un poquito de todo.

3. Un pastel con ensalada y listo. El pastel representa una comida completa ya que tiene todos los macronutrientes. Si quieres acompañarlo con el arroz, con los guineitos o con el pernil, sírvete medio.

4. Evita consumir postres en cada comida y cuando lo hagas selecciona el de tu preferencia. Comer un poquito de todo provoca una fiesta de sabores que nos lo complica para saber cuándo parar.

5. Hay que mantenerse físicamente activo. No es momento de abandonar la rutina de ejercicios. Esto te ayudará a contrarrestar los excesos alimentarios.

6. Asegura en cada comida una porción de vegetales. Toma en cuenta que a la hora de comer somos muy visuales y ver el plato lleno de comida, aunque sea con ensalada, te hará sentir más satisfechx.

7. Controla las porciones. Puedes utilizar tus manos como referencia. La palma de tu mano para la porción del pernil (proteína) y el puño para los carbohidratos como el arroz con gandules o la ensalada de papa.

8. Prueba recetas nuevas. Arriésgate a confeccionar platos que incluyan más frutas, vegetales, hierbas y especias.

9. Modera el consumo del alcohol y recuerda tomar un vaso de agua entre cada bebida. 

10. Disfruta. No tienes por qué restringirte de comer los alimentos que tanto te gustan. Darte un gustito de vez en cuando es parte de llevar una relación saludable con tu alimentación. 

Felices fiestas, consiéntete, pero también cuídate.

La autora es nutricionista, dietista, educadora en diabetes y fisiología del ejercicio.