Ver a un familiar cercano deteriorarse por causa del alzhéimer es una de las cosas más difíciles que se puede enfrentar. Pero, dentro de la realidad de que la enfermedad no tiene cura, poder hacer algo para mejorar la calidad de vida de esa persona, brinda satisfacción y es una nota de optimismo en el camino. 

Ese fue el caso de una señora que acudió a la oficina del neurólogo, psiquiatra y geriatra, el doctor José Franceschini Carlo. Llegó desesperada porque su mamá, de más de 90 años, paciente de alzhéimer, estaba encamada y sin comer.  El galeno le preguntó a la hija de la señora si quería tratar con el cannabis medicinal. Y así fue. Comenzó a administrarle gotas de cannabis varias veces al día. 

“Los resultados han sido positivos e impresionantes. La señora ha vuelto a comer y está de nuevo activa, se ha levantado de la cama. La mayoría de los pacientes de alzhéimer terminan en la cama, con el cannabis se les mejora la calidad de vida”, indicó el médico a Es Mental.

Según explicó, se ha comprobado que el alzhéimer es un proceso inflamatorio del cerebro y el efecto principal del cannabis es uno antiinflamatorio. Un dato interesante que parecería confirmatorio es que pacientes de artritis reumatoidea que toman medicamentos antiinflamatorios tienden a presentar menos alzhéimer que el resto de los grupos. 

La investigación titulada “The Potencial Therapeutic Effects of THC on Alzheimer´s Disease”,  un estudio preclínico publicado en el Journal of Alzheimer´s Disease, descubrió que dosis pequeñas de tetrahidrocannabinol o THC, un componente activo de la marihuana medicinal puede retrasar la producción de proteínas beta-amiloides, que se cree  es una de las características distintivas y contribuyentes a la progresión del alzhéimer. Existen otros estudios que respaldan la efectividad del THC para evitar el crecimiento de las placas amiloides en el cerebro, cuya proliferación es distintiva del alzhéimer. 

“En términos generales todos nosotros producimos nuestro propio cannabis. Es la naturaleza del ser humano y animales vertebrados. Nuestro sistema endocannabinoide tiene una sustancia bien similar al THC de la marihuana y el cuerpo hace millones de años fue creando unos receptores para esa sustancia, son los receptores más comunes del cuerpo. Con el envejecimiento y el alzhéimer eso se ve afectado”, detalló. 

Un estudio de la Escuela de Medicina de Stanford detalló los principales beneficios del cannabis medicinal en el alzhéimer. Estos son los siguientes:

  1. Un “puff”  o dosis pequeña de marihuana medicinal diaria pudiera bajar la producción de las placas amiloides.  
  2. Es un poderoso antiinflamatorio.
  3. Contiene un efecto antioxidante y neuroprotector. 
  4. Promueve la neurogénesis activa, es decir, la producción de nuevas células. 

Pero, una de las virtudes más trascendentales del cannabis medicinal para los pacientes de alzhéimer, sugiere Franceschini, es que no trae consigo los efectos secundarios de los medicamentos tradicionales. Los síntomas típicos del alzheimer incluyen agitación, ansiedad, depresión, pérdida o problemas de sueño. Se estima que el 75 por ciento de pacientes con alzhéimer y demencia se ponen irritables y difíciles. 

“Típicamente requieren antisicóticos que tienen efectos secundarios. El cannabis es excelente para tranquilizarse y promover el sueño. Otro problema que atiende es que estos pacientes pierden el apetito, pues el cannabis sirve como estimulante, también ayuda a la memoria”, precisó el doctor.  Es decir, que lo que trataría por separado un antisicótico, un estimulante de apetito, así como un medicamento para la memoria, el cannabis lo atiende por completo. 

Efectividad del THC en retrasar la producción de placas en el cerebro 

Además de ser efectiva con los síntomas distintivos de la enfermedad, un estudio de la Universidad del Sur de la Florida (Journal of Alzheimer Disease, volumen 42, número 3, páginas 973- 984 de 2014) apunta que en ratones de laboratorio se ha visto cómo el cannabis medicinal rompe las placas de amiloides. 

Según la publicación oficial de la Escuela de Salud de la Universidad del Sur de la Florida, niveles extremadamente bajos del compuesto en la marihuana conocido como delta-9-tetrahidrocannabinol, o THC, pueden retrasar o detener la progresión de la enfermedad de Alzheimer, según reflejó el estudio de un equipo de neurocientíficos de la institución. 

Los investigadores del USF Health Byrd Alzheimer´s Institute demostraron que dosis extremadamente bajas de THC reducen la producción de beta amiloide, que se encuentra en forma soluble en la mayoría de los cerebros que envejecen, y previenen la acumulación anormal de esta proteína, un proceso considerado uno de los signos patológicos evidentes temprano en la enfermedad que roba la memoria. Estas bajas concentraciones de THC también mejoraron selectivamente la función mitocondrial, que es necesaria para ayudar a suministrar energía, transmitir señales y mantener un cerebro sano, lee la publicación. 

«Se sabe que el THC es un potente antioxidante con propiedades neuro protectoras, pero este es el primer informe de que el compuesto afecta directamente la enfermedad de Alzheimer al disminuir los niveles de beta amiloide, inhibir su agregación y mejorar la función mitocondrial», dijo el autor principal del estudio, Chuanhai Cao, PhD y neurocientífico del Instituto Byrd de Alzheimer y de la Facultad de Farmacia de la USF.

Instancias en las que no se recomienda el uso del cannabis medicinal

Con la legalización del cannabis medicinal en Puerto Rico, la proliferación de dispensarios en la Isla podría dar la impresión de que esta alternativa podría ser buena para muchísimas condiciones de salud. Pero, verdaderamente no es así. Juan Nazario Serrano, psicólogo clínico, catedrático asociado de la Universidad Carlos Albizu y consultor en investigación de la organización Iniciativa Comunitaria,  planteó que si bien es cierto que el cannabis medicinal es una buena alternativa como terapia para múltiples males, hay instancias en las que no es adecuado su uso. 

Según su experiencia como perito en trastornos de uso de sustancias y habiendo dirigido el programa Pitirre de Iniciativa Comunitaria por 8 años, sabe de primera mano que mujeres que han utilizado sustancias y quedan embarazadas, optan por usar la marihuana medicinal para contrarrestar los efectos del embarazo como pueden ser las náuseas. 

“Hay mujeres que hacen eso, yo lo he visto, y es dañino. Tanto si estás buscando quedar embarazada, lo estás, o estás lactando no es recomendado usar la marihuana medicinal. Es contraindicado porque el cannabis va a pasar a la placenta, el bebé va a recibir los cannabinoides y eso genera consecuencias adversas en el cerebro”, explicó al tiempo que 

recalcó que aun cuando la Asociación Americana de Pediatría y la Asociación de Ginecología y Obstetricia ha sido enfática sobre esto, es importante reforzar la educación en los consultorios. 

Otro escenario en el que no se recomienda el uso del cannabis es cuando la persona tiene historial de psicosis, entiéndase un estado mental donde se fragmenta la psiquis y que causa alucinaciones, falsas creencias, delirio, conducta y pensamientos desorganizados.

Sobre este particular, aunque en pacientes de alzhéimer se pueda recomendar, aun cuando estos puedan presentar psicosis, Nazario advirtió que dependerá del médico a cargo evaluar los riesgos versus los beneficios y la sintomatología del paciente para saber si el uso es indicado o no. 

El experto en uso de sustancias subrayó que existe un debate grande sobre el uso del cannabis medicinal en niños. 

“Se entiende que no debe usarse en menores de 15 años por los efectos en el cerebro.  La Academia Americana de Pediatría es bien enfática al decir que el uso de la marihuana medicinal en niños debe ser en condiciones sumamente limitantes, que la vida del niño esté en peligro y que ninguna terapia tradicional sea una alternativa efectiva. En el caso de los niños el uso es sublingual”, explicó. 

En la población pediátrica, la epilepsia ha probado ser una de las condiciones en las que la marihuana medicinal ha reducido las convulsiones y ha permitido que esos menores obtengan una mejor calidad de vida.  

Nazario precisó que la marihuana es un depresor del sistema nervioso central que ayudan para la ansiedad y la depresión. 

“Si una persona depresiva presenta síntomas, como dolor y síntomas físicos, como consecuencia de la depresión, el cannabis medicinal podría ayudar a contrarrestar los síntomas”, dijo. 

Por otro lado, explicó que hay un universo de personas que están tratando de abandonar su adicción o dependencia de sustancias ilegales y optan por la marihuana medicinal. Sin embargo,“puede haber casos en que sí sea beneficioso para personas que están dejando otras sustancias, pero dependiendo del caso pudiese ser adecuado o no”, subrayó.  

Nazario recalcó que el National Institute of Drug Abuse ha establecido que el cannabis medicinal es una opción para condiciones de salud mental como la anorexia, la bipolaridad, trastornos de ansiedad, depresión. No obstante, sostuvo que para otras condiciones de salud mental no se ha probado su indicación. Tampoco se recomienda el uso de cannabis medicinal en pacientes cardíacos, dijo.