Cuando se habla sobre el tema de ahorros económicos siempre surge la interrogante de cómo se puede realizar un plan que realmente funcione. Expertos entrevistados por Es Mental coincidieron en la necesidad de identificar los ingresos y gastos de cada individuo para posteriormente comenzar el camino hacia la creación del plan.

De acuerdo con Deborah Bon Barros, coach financiera en Puerto Rico y Estados Unidos, muchas de las razones por las cuales las personas no priorizan ahorrar y tener en sus manos un plan de ahorros, es porque socialmente no se enseñan hábitos de ahorro, así como financieros, para el futuro. Por el contrario, se vive con el pensamiento de “vivir el momento”. 

“Ahorrar debe ser un hábito esencial en las personas. El ahorro es la única manera de poseer seguridad económica”, dijo. 

Pero, ¿cómo se logra? La profesional explicó que para que un buen plan de ahorros sea efectivo lo ideal es conocer la cantidad que sobra de los ingresos, para así elegir un 10 por ciento de este dinero y comenzar la tarea. No obstante, en caso de no poder realizarlo con este porcentaje, pueden iniciarlo con un cinco por ciento.

“Un buen plan de ahorros tiene tres fondos, estos son: fondo de emergencia de $500 a $1,000 para imprevistos, fondo de contingencia de 3 a 6 meses de salario ante la pérdida de empleo o enfermedad prolongada y fondo de jubilación para el retiro, que igualmente sería de 5 a 10 por ciento de los ingresos’’, detalló. 

Por su parte, Rey Martínez, consejero financiero bajo el programa FCMT De Dave Ramsey, aseguró que las personas pueden empezar por hacer un presupuesto mensual antes de que inicie el mes y en el mismo describir lo que llamó las “4 paredes”, que son los gastos de la casa (que incluyen utilidades), comida, transportación y ropa.

“Con lo que sobra es que vas a poder tomar decisiones. Ejemplo: si no tengo un fondo de emergencia, ve apartando hasta que logres ahorrar hasta seis meses de gastos. O si me quiero comprar un auto nuevo, pues ve ahorrando todos los meses con lo que sobre”, dio como ejemplo.

“El ahorrar debe ser una prioridad para que los eventos de la vida, que no son esperados, se puedan dominar. No es lo mismo tener dos mil dólares en una cuenta de banco y que una llanta de auto se rompa, a no tenerlos. De pronto ese evento, al no tener dinero, se convierte en crisis”, añadió. 

Educar a los más pequeños sobre el ahorro

Los profesionales coincidieron en que no hay una edad en particular para comenzar a establecer metas financieras. A los más pequeños se les puede instruir sobre cómo ganar dinero y cómo, además, ahorrarlo. Pero también a los más grandes, en etapas juveniles, disponer de presupuestos y planes para economizar su dinero.

“A los niños se les debe enseñar que hay tres cosas que pueden hacer con dinero: gastar, ahorrar y dar. Ten tres potes vacíos para ellos. Asigna tareas en el hogar con un valor monetario cada vez que las hagan. Con el tiempo todos se van a ir llenando. Permita que el niño decida en qué va a usar su dinero de gasto y a quién lo va a donar”, compartió Martínez. 

Bon Barros, añadió, por su parte, que “desde el momento en que los hijos comprendan temas como el dinero y el ahorro, desde ahí se pueden establecer metas financieras. Estas metas pueden ir en aumento y estar en las vidas de las personas siempre. La edad es solo un número”. 

Consejos para mejorar la relación con tu presupuesto 

El consejero financiero señaló que existen cinco reglas básicas para mantener un presupuesto.

Como lo es tener objetivos reales y específicos, que incluyan los obstáculos que podrían aparecer en el camino.

Asimismo, que las metas puedan ser medibles. Como ejemplo, según Martínez, “que si tienes una deuda de $2 mil y la quieres saldar en diez meses, debes separar $200 mensuales”. 

“Es disminuir esas metas grandes, en unas más pequeñas”, dijo.

Aconsejó también poner límites de tiempo en relación con las metas, con la finalidad de lograrlas con un impulso adicional. 

Mencionó que las metas financieras deben tener exclusividad y no convertirlas en ajenas, ya que intentar alcanzar metas de otras personas, no funciona, de acuerdo con Martínez. 

La última recomendación brindada es escribir las metas y dejarlas en un lugar visible. “Esto te acordará todos los días lo que quieres lograr y por qué estás haciendo el sacrificio”, concluyó.

De manera similar, Bon Barros sugirió anotar todos los gastos por 30 días para tener mayor consciencia sobre la “cruda realidad” de las finanzas personales y saber precisamente el porqué y cómo fueron los gastos, pero, además, tener una idea de los hábitos cotidianos. 

«Hay siete maneras de siempre tener dinero: 1) Tener un presupuesto. 2) Ahorrar el 10 por ciento de nuestros ingresos. 3) Controlar nuestros gastos. 4) Invertir en temas que conocemos a profundidad o con alguien experto. 5) Poseer una casa propia. 6) Guardar dinero para nuestro retiro. 7) Mejorar nuestro conocimiento y habilidades», puntualizó la coach financiera.