Conversamos por Facebook Live con Héctor Hernández, psicólogo escolar, y con Keyra Alexandra Mojica Rodríguez, estudiante de la escuela Eugenio María de Hostos sobre las perspectivas y retos que enfrentan los jóvenes que están en transición de la escuela superior a la adultez, gracias al apoyo de FHC First Healthcare. ¡Sintoniza a través del Facebook de Es Mental o de FHC – Salud Mental!

La joven Keyra Alexandra Mojica Rodríguez, estudiante de undécimo grado de la escuela Eugenio María de Hostos, en Mayagüez, está muy clara con lo que desea para su futuro: estudiar gastronomía al mismo tiempo en que mantiene un emprendimiento.

A sus 17 años, Mojica Rodríguez planifica comenzar un negocio próximamente para combinarlo con sus estudios actuales y cuando esté en la universidad. Según ella, muchos jóvenes como ella también han tomado la decisión de emprender desde la escuela superior. Aunque también ha visto indecisión por parte de sus pares en cuanto a su futuro laboral o profesional, indicó que muchos de los jóvenes de su generación se inclinan a estudiar cursos cortos. 

Esto, a pesar de que los padres no lo ven con buenos ojos, porque la expectativa son las carreras largas, aseguró. Para Mojica Rodríguez, este es uno de los grandes retos que enfrentan los jóvenes.

“Es difícil para ellos (para los padres y madres) entender nuestros cambios y nuestro pensar, y como nosotros tenemos la tecnología, somos rápidos, buscamos alternativas. Podemos hacer más emprendimientos, más negocios. A veces eso les choca”, sostuvo la joven.

“Siempre le dan más importancia a las carreras largas que a lo que le gusta esa persona”, agregó.

La tendencia de esta generación a carreras cortas es muy alta”, aseguró,  por su parte,  Héctor Hernández, psicólogo escolar y pasado presidente de la Asociación de Psicología Escolar.

“Yo creo que priorizan más lo que es calidad de vida y flexibilidad de tiempo, porque son niños que nacieron dentro de lo que es la tecnología. Son nativos digitales, donde han tenido acceso a información mucho más rápida. Sus búsquedas casi son automáticas y muchas veces dentro de todo, buscan un tipo de gratificación, un poco más rápido que a lo mejor otras generaciones anteriores”, añadió.

Explicó además que  el mundo laboral también está cambiando y que , por ejemplo, ha habido un aumento en áreas como la inteligencia artificial.

Los retos que enfrentan los jóvenes de hoy

Los jóvenes, no importa cuál sea la decisión que tomen relacionada a sus estudios universitarios y su futuro, siempre van a enfrentar retos durante esa transición, explicó Hernández.

Agregó que la severidad de esos retos dependerá del tipo de decisión que tomen, ya que, por ejemplo, algunos deciden estudiar en la Isla mientras otros deciden hacerlo en el exterior.

El pasado presidente de la Asociación de Psicología Escolar, mencionó como algunos de estos retos los cambios a nivel de independencia económica y de vida social, entre otros.

Por eso, hizo hincapié en la importancia de que de antemano se trabaje de la mano de los padres y madres, con algunas destrezas, como la autogestión del tiempo, destrezas de autocuidado ante el estrés que pueden producir los cambios y autogestión financiera. 

Pero, ¿qué ocurre cuándo hay una indecisión por parte de los jóvenes sobre qué quieren para su futuro?

Hernández aseguró que esto “es muy normal que ocurra”. Indicó que los primeros dos años de universidad son cruciales para que el estudiante se mantenga o no en la vida universitaria. Agregó que durante esos años, la tendencia de que los estudiantes se den de baja o se cambien de programa es muy alta, porque todavía tienen dudas. “Y según vayan cogiendo las clases y vayan madurando, se van dando cuenta de dónde es que realmente están sus verdaderos intereses”, sostuvo.

Para poder tomar decisiones informadas y minimizar los cambios repentinos, recomendó consultar con los consejeros vocacionales, quienes llevan a cabo una evaluación para poder identificar, en base a las fortalezas del adolescente, dónde posiblemente se sentiría más afín. 

Aseguró que muchas veces se toman decisiones por presiones de grupo, sin tomar en consideración dónde están sus fortalezas y sus intereses.

Cómo los padres pueden apoyar a sus hijos

Hernández recomendó desarrollar lazos de comunicación y de confianza con los hijos e hijas. Los padres pasan a ser acompañantes en esa toma de decisiones, ya que no tomarán las mismas por sus hijos o hijas.

“El fin del padre es desarrollar la independencia de sus hijos. O sea, no es coartar la independencia. Así que en base a esa conversación, en base a esos intereses, pues es ir guiando al adolescente a tomar decisiones en base a lo que le gusta, a sus intereses”, explicó.

Independientemente sea una carrera larga o una carrera corta, lo más importante es que se sienta feliz en lo que hace porque no necesariamente una carrera corta significa que no va a tener éxito, porque el éxito es un un constructo bien subjetivo. Hay personas que tienen un éxito impresionante (con carreras cortas). Igual que hay gente que tiene carreras larguísimas, pero no logran el éxito porque no disfrutan lo que hacen, porque no sienten pasión por lo que hacen”, puntualizó.