Felicidad, fiestas y unión son tres palabras que, aunque en ocasiones idealizadas, pueden describir muy bien la temporada festiva en pareja, amigos y en el contexto familiar.

Idealizadas porque puede no ser la misma situación para algunas familias, que luego de largos meses o incluso años se reúnen a compartir, con situaciones y conflictos sin resolver

Para abundar sobre cómo las familias pueden mejorar sus comunicaciones y manejar los conflictos o situaciones que pueden surgir al momento de reunirse tras la época, la doctora María Pagán, psicóloga clínica, compartió que primordialmente será necesario el establecimiento de límites claros, precisos y concisos con los miembros de la familia. 

Mientras que para mejorar la comunicación adecuada y asertiva, será importante utilizar palabras adecuadas y tratar de modular el tono de voz.

Escuchar y empatizar con el otro será vital para mejorar su comunicación y disfrutar de la época de manera armoniosa y creando vínculos sanos. 

El mantener la unión familiar ayuda a fortalecer los lazos afectivos y permite que se mantengan los canales de comunicación abierta.

En concordancia, el licenciado en psicología, Jonathan Rivera, sostuvo que la responsabilidad afectiva será clave para la mejoría de la comunicación y las diversas situaciones familiares en esta y toda época. 

Afirmó que será necesario ser atentos/as, educados, ser corteses y empáticos, ya que esto puede hacer la diferencia al momento de compartir luego de tanto tiempo.

Rivera además aclaró que si bien es importante la unión familiar, tampoco se deben forzar las relaciones. “Si reconocemos que no hay vínculos saludables, como faltas de respeto, maltrato o violencia, sabemos que no debemos estar ahí”.

La escucha activa, ayuda también a comprendernos y entendernos como familia. Además, da paso a que como familia se puedan conocer mejor, y estar conscientes de que somos seres cambiantes.

Según Rivera, cada caso y cada familia es un mundo aparte. Por tanto, si existen situaciones muy graves o serias que puedan afectar el bienestar de los individuos, se debe considerar si compartir y si les hace bien el mantener esa unión familiar. 

“Aunque sea familia, si hay vínculos no saludables y que nos hacen daño es importante que reconozcamos que no es necesario estar cerca de estas personas o lugares que emocionalmente nos ponen vulnerables y no nos hacen bien”, explicó. 

Al hablar sobre cómo estos conflictos y la pobre comunicación puede afectar a los menores de estas familias, Rivera explicó que con el respeto, comunicación afectiva, límites sanos y vínculos sanos, le enseñamos a los más pequeños destrezas de comunicación, las cuales son necesarias para el crecimiento y desarrollo de estos.

“Le modelamos con nuestra conducta como ellos también se pueden sentir, relacionarse y socializar con otros”. 

En concordancia, Pagán afirmó que mejorar las comunicaciones y tratar de tener una sana convivencia en el contexto familiar puede también enseñarle a nuestros niños el valor y la unión de la familia. “El que los niños vean esto de la unión familiar también les permite a ellos aprender sobre la asertividad a la hora de comunicarse”. 

Además, fortalecer esto en los niños ayuda a que se desarrollen sus habilidades sociales, pues se exponen a un grupo grande de personas al reunirnos con la familia.

Recomendaciones para un mejor compartir en familia

De acuerdo con Rivera, respetar las diferencias, pero amar las similitudes será clave para tener una sana convivencia durante esta temporada, al igual que en todo el año. 

Para fomentar un ambiente agradable, el especialista también recomendó hacer un círculo y hablar sobre aquellas anécdotas, celebraciones y tradiciones que deseen compartir.

“La empatía es super fundamental en esta época porque no todos la estamos pasando igual”, aclaró. 

Para algunos puede significar alegría, unión, celebración, pero otros pudieron haber pasado por algún tipo de pérdida, ya sea física o material, por tanto, la empatía será clave en estos casos. 

Similarmente, la doctora Pagán aconsejó que para poder tener vínculos y memorias saludables es vital enfocarse en lo positivo. “Enfocarnos en aquellas cosas buenas que podemos compartir, en aquellas actividades positivas que podemos compartir”. 

Para sintetizar sostuvo que es muy importante ser agradecidos por la oportunidad de compartir luego de mucho tiempo con la familia, poder crear memorias y vínculos positivos.